El Mundo
Martes 17 de Enero de 2017

Para Trump, el "Brexit" es una buena decisión y la Otán está "obsoleta"

Dio la bienvenida a la salida de la UE del Reino Unido y auguró que otros lo seguirán. Culpó a la inmigración por la crisis del bloque

Los dirigentes europeos, con la alemana Angela Merkel al frente, apelaron a la "unidad" y a tomar el destino "en mano", ante una ola de críticas contra la Unión Europea y la Otán del inminente presidente estadounidense, Donald Trump. Este llamó "obsoleta" a la Otán, precisamente en momentos de alta tensión con Rusia, cuyo presidente Vladimir Putin es amigo de Trump. También afirmó que "otros países" están listos para irse de la UE como hará Gran Bretaña, que está en trance de cumplir el "Brexit". "Voy a hacer un tratado comercial con Gran Bretaña", comentó Trump en dos entrevistas a medios europeos. El presidente electo, que asumirá en sólo tres días, criticó con dureza a Merkel por su "error catastrófico" de dejar ingresar masivamente a refugiados desde Medio Oriente y consideró que la crisis inmigratoria está erosionando a la UE.

La respuesta europea fue una mezcla de indignación y sorpresa. "Los europeos tenemos nuestro destino en nuestras propias manos. Voy a continuar comprometiéndome para que los 27 Estados miembros (ya sin Reino Unido, el número 28) trabajen juntos mirando al futuro", respondió la jefa del gobierno alemán.

Desde la campaña electoral las críticas de Trump se posaron sobre Europa, la UE y la Otán. En el caso de la UE, el estadounidense celebró ahora lo que es una de las principales crisis del proyecto europeo: la salida de Reino Unido, el "Brexit", la primera de un país miembro en 60 años.

Las declaraciones de Trump en sendas entrevistas a los diarios The Times y Bild, ratificaron su estilo frontal. El mandatario entrante consideró una "buena decisión" la salida del Reino Unido del bloque europeo y pronosticó que "otros países dejarán" la UE por culpa de la crisis inmigratoria. Trump pronosticó que el Brexit será un "éxito" y anunció que se reunirá "muy rápidamente" con la primera ministra británica Theresa May, quien abogará hoy por un divorcio con la UE. "Si los refugiados continúan arribando en masa a diferentes partes de Europa creo que va a ser difícil mantenerlo unido (al bloque), porque la gente está muy enojada", dijo Trump. Agregó que el Brexit no hubiera ocurrido si Gran Bretaña no hubiese sido forzada a aceptar tantos refugiados. "La gente, los países, quieren tener su propia identidad y el Reino Unido quería su propia identidad", alegó. "Esta fue la gota que colmó el vaso. Creo que otros se irán también", estimó. Trump expresó sin embargo su admiración por la canciller alemana Angela Merkel, pero dijo que cometió un grave error al recibir un número ilimitado de refugiados. "Creo que cometió un error catastrófico que fue aceptar a todos esos ilegales, usted sabe, aceptando a toda esa gente de donde sea que viniera. Y nadie siquiera sabe de dónde viene", le dijo Trump al Bild, el diario alemán de mayor tirada.

También afirmó que trabajará con rapidez para firmar un nuevo acuerdo comercial con Gran Bretaña y adelantó que la primera ministra británica, Theresa May, lo visitará "tan pronto" como asuma la presidencia. "Vamos a trabajar muy duro para lograrlo rápida y adecuadamente. Bien para ambas partes", adelantó el republicano. Para escándalo de los europeos, Trump alabó el Brexit: "es una gran cosa", aseguró al The Times. Sobre Merkel, agregó a modo de compensación de sus críticas que "inicio mi mandato con confianza, sea en Vladimir Putin como en la canciller Merkel".

En cuanto a la Otán, Trump fue tajante: "Creo que la Otán es una organización obsoleta, no se ocupa de lucha contra el terrorismo. Tiene sus problemas. Es vieja porque ha sido diseñada muchísimos años atrás". Y no dejó pasar el tema de las "cuentas", que reprocha a los socios europeos de Washington en la Otán. "Sólo cinco países pagan la cuota que corresponde, y esto no es justo en relación a Estados Unidos". De nuevo, trató de compensar las críticas tan lapidarias en el siguiente párrafo: "La Otán sigue siendo igualmente muy importante para mí". Ayer, precisamente, se corrieron rumores de un presunto encuentro con Putin, algo que se desmintió de ambos lados.

Reacción

La respuesta de los europeos, tanto sobre la UE como sobre la Otán, no se hizo esperar. "La Unión Europea seguirá unida. Estoy 100 por ciento segura de ello", dijo la jefa de la diplomacia comunitaria, la italiana Federica Mogherini, al término de una reunión de cancilleres de la UE. Mogherini también recordó que el Reino Unido no podrá negociar un acuerdo comercial con Estados Unidos mientras siga siendo miembro de la UE, refutando a Trump. Claro que pronto dejará de ser miembro, precisamente por el "Brexit" en curso.

Las declaraciones de Trump no sólo preocupan fuera de Estados Unidos sino también a la administración saliente de Barack Obama. Su embajador ante la UE, Anthony Gardner, ya advirtió el viernes de la "absoluta locura" que sería apoyar la "fragmentación de Europa".

La inquietud de los europeos, que en los últimos años sufrieron una serie de atentados terroristas islámicos o "yihadistas" es mayor ante las críticas del magnate a una de sus garantías en materia de seguridad, la Otán (ver aparte).

El factor Rusia

Las líneas de política exterior esbozadas por Trump también atacan dos puntos de la línea de flotación de la diplomacia europea: las sanciones contra la Rusia de Vladimir Putin, con quien mantiene una gran cercanía, y el acuerdo con Irán sobre su programa nuclear.

Trump aludió a la posibilidad de un acuerdo de reducción de armas nucleares a cambio del levantamiento de las sanciones impuestas a Rusia por su papel en Ucrania, donde arma milicias e incluso mantiene tropas en territorio ucraniano. Desde Kiev, el todavía vicepresidente estadounidense, Joe Biden, urgió a la comunidad internacional a "seguir unida contra la agresión rusa".

Respecto al acuerdo con Irán, que Trump prometió romper, la UE reiteró su apuesta por seguir implementando este pacto "extremadamente importante, sobre todo para nuestra seguridad", en palabras de Federica Mogherini.

La comunidad internacional se comprometió a levantar las sanciones contra Irán a cambio de un control de sus actividades nucleares. "Sería una lástima que Estados Unidos, la mayor democracia del mundo, actúe de manera destructiva", apuntó el canciller luxemburgués, Jean Asselborn, quien advirtió que, "si se destruye la política exterior, las consecuencias serán de un gran alcance".

choque. Trump maltrató a Merkel, que le respondió en nombre de la UE.

Comentarios