El Mundo
Domingo 01 de Octubre de 2017

Paella e incertidumbre en los colegios tomados

Los secesionistas sueñan con que hoy haya largas colas para votar. De momento, se forman solo para recoger un plato de paella en un ambiente de alegría contenida y cautela.

"¡La paella está lista!". En la escuela Collaso i Gil del barrio del Raval, centro de Barcelona, un centenar de vecinos se atrinchera desde el viernes para mantener el centro abierto hasta primera hora de hoy, cuando está previsto el arranque del referéndum. Los secesionistas sueñan con que hoy haya largas colas para votar. De momento, se forman solo para recoger un plato de paella en un ambiente de alegría contenida y cautela.

Algunos, pasaron la noche dentro del colegio en sacos de dormir. Y durante la mañana se reunieron en asamblea para acordar cómo actuar en caso de que la policía intervenga. "No sabemos lo que va a pasar. ¿Tensión? Por nuestra parte, no. Nuestra consigna es la resistencia pacífica. Con este «ejército» ya ves que no vamos a ningún sitio", explica María, una mujer de 52 años, mientras señala a los jóvenes y los niños que juegan en el patio del colegio. "Yo me enteré de que varios vecinos del barrio estaban aquí y vine a dejarles sacos de dormir y esterillas", señala Eva, quien ayer volvió para apoyarlos junto a su hijo de 14 años. Poco a poco, otros han ido llevando comida, guitarras, y pintura para hacer carteles. A todos les une un deseo: el de una Cataluña independiente de España.

"Queremos votar. Y por eso organizamos esta fiesta", cuenta Ariadna, una joven que participa en las actividades, en las que además de la paellada, hay conciertos,juegos infantiles y una "cacerolada". Mientras un grupo de adultos se reúne dentro del colegio (no permiten el acceso a la prensa), en el patio exterior hay jóvenes hablando y niños jugando. Una sirena rompe de repente el ambiente de tranquilidad y las alarmas saltan. Los que debaten en el interior salen asustados. "Tranquilos, es un camión de los bomberos", les tranquilizan.

En el exterior de la escuela, la vida transcurre como cualquier otro sábado. Los vendedores ambulantes recorren el centro de la ciudad y cientos de turistas fotografían el bulevar de Las Ramblas. Solo las banderas independentistas (estelades) que salpican las fachadas y los carteles que llaman al "sí" en el referéndum denotan que el día "D" está a solo unas horas.

Comentarios