violencia racial sin freno
Lunes 18 de Julio de 2016

Otro ataque contra la policía en EEUU: tres muertos y tres heridos en Louisiana

Un joven negro, ex marine, emboscó a los uniformados en la ciudad de Baton Rouge, donde hace 2 semanas hubo un caso de "gatillo fácil"

Otra vez en menos de 10 días, un joven negro ex combatiente de las Fuerzas Armadas mató a tres policías e hirió a otros tres antes de ser abatido. Uno de los heridos estaba en gravísima condición. El violento episodio ocurrió en la ciudad sureña de Baton Rouge, Louisiana, sacudida desde hace dos semanas por la muerte a manos policiales de un afroamericano. El nuevo caso ocurrió a sólo diez días del asesinato de cinco policías en Dalllas, Texas, también por obra de un joven negro ex intengrante de las Fuerzas Armadas.

La policía de Baton Rouge informó anoche que el abatido en el tiroteo que causó la muerte de los tres policías actuó solo, según dijeron los jefes de la fuerza en una conferencia de prensa. El autor de los tres asesinatos es un ex marine de Kansas City, identificado como Gavin Long, y que ayer cumplía 29 años, el mismo día del tiroteo. Era de raza negra, y fue dado de baja de los marines en 2010, luego de cinco años de servicio.

Durante horas se creyó que el atacante había actuado con dos cómplices, lo que llevó a desplegar un enorme dispositivo policial de búsqueda y control de vehículos. Luego se descartó esta hipótesis al realizarse las primeras pericias balísticas en el lugar de la emboscada.

Pedido de Obama. El presidente Barack Obama reaccionó anoche al nuevo caso de violencia armada. Desde la Casa Blanca ha apelado nuevamente en pocos días a la unidad de los estadounidenses sin importar "su raza o credo político". La aspirante demócrata a la presidencia, Hillary Clinton también ha lanzado un mensaje en la misma línea, asegurando que el ataque de Baton Rouge es "un asalto a todos nosotros". "Es muy importante que, sin importar el partido político, la raza o la profesión todo el mundo se centre ahora en palabras y acciones que puedan unirnos como país en vez de en aquellas que nos dividan más", dijo el primer mandatario en una breve intervención desde la Casa Blanca ante la prensa.

Pero tras concluir la intervención de Obama, el candidato republicano Donald Trump respondió desoyendo este llamamiento a la unidad: "El presidente Obama acaba dar una conferencia de prensa, pero no tienen ni idea. ¡Nuestro país es una escena de crimen dividida y solo va a empeorar!", aseguró Trump en Twitter.

Obama hizo ese llamamiento especialmente ante la celebración inminente de las convenciones de los dos grandes partidos que, según reconoció, "tienden a calentar la retórica política", en un contexto especialmente tenso por los continuos episodios de violencia armada. El tiroteo de Baton Rouge se produjo algo más de una semana más tarde del ataque de un ex soldado negro contra la policía en Dallas, Texas. Cinco oficiales blancos fueron asesinados por el ex reservista del ejército Micah Johnson, quien afirmó antes de morir que había actuado movido por el odio contra los policías blancos. Dos casos de "gatillo fácil" policial contra jóvenes negros, uno de ellos en Baton Rouge dos días antes del ataque en Dallas. Alton Sterling, un vendedor ambulante negro, fue muerto en Baton Rouge. Esta ciudad, capital de Louisiana, vive fuertes tensiones raciales. La ciudad ha sido teatro de numerosas manifestaciones de protesta contra la violencia policial en las últimas semanas. Una de ellas fue particularmente violenta y dejó 21 policías heridos. Esto provocó una dura represión y numerosos arrestos. Un video que muestra los últimos momentos de vida de Sterling a manos de la policía a principios de julio, ampliamente difundido en Internet, provocó una ola de indignación que se multiplicó al día siguiente, al conocerse que otro negro, Philando Castile, había sido abatido por un policía, esta vez en St. Paul, Minnesota. Este segundo caso fue también grabado en video por la novia de la víctima. Resultó aún más conmocionante que el primero. Se puede ver a Castile, agonizando y sangrando en el pecho, mientras es apuntado por un policía.

Ayer, Obama llamó al asesinato de los tres policías en Baton Rouge un "acto de cobardes. Por segunda vez en dos semanas, agentes de policía que ponen sus vidas en peligro todos los días para proteger las nuestras, fueron asesinados de forma cobarde mientras hacían su trabajo", señaló el presidente. "Estos ataques contra funcionarios públicos, contra el Estado de derecho y una sociedad civilizada, deben cesar", exigió.

El alcalde de Baton Rouge, Kip Holden, hizo un llamado a la calma, temiendo un nuevo aumento de las tensiones en la ciudad, a través de un canal de televisión local. "No dejemos que nadie separe a esta comunidad con actos absurdos de violencia", reclamó el alcalde. La semana pasada, la policía de Baton Rouge informó que había arrestado a tres personas que estaban planeando ataques para asesinar policías. Uno de los sospechosos detenidos, Antonio Thomas, de apenas 17 años, dijo "durante su interrogatorio que él y otros tres sospechosos robaron armas e iban a aprovisionarse de municiones para disparar contra la policía". La legislación sobre armas de fuego en Louisiana permite tener acceso fácilmente a las armas, incluyendo rifles de asalto semiautomáticos.

Comentarios