El Mundo
Domingo 24 de Septiembre de 2017

Otra vez ganó Merkel en Alemania, pero la ultraderecha le "robó" los titulares

La AfD es un partido populista antiinmigración, antiislamista y antieuropeísta. Tendrá noventa diputados en el Parlamento.

En una jornada negra para los partidos tradicionales, la canciller Angela Merkel ganó las elecciones legislativas de hoy en Alemania, marcadas por el fuerte ascenso de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), que irrumpió en el Parlamento convertida en la tercera fuerza política del país.
A su vez, el hasta ahora socio minoritario del gobierno de Merkel, el Partido Socialdemócrata (SPD) capitaneado por Martin Schulz, sufrió el peor resultado electoral de su historia, con solo un 20,6 por ciento de los votos, según las últimas proyecciones.
Pese a haber logrado su cuarto mandato consecutivo, la victoria tiene un regusto amargo para la mandataria, que ha visto cómo el electorado la ha castigado por su gestión de la crisis de los refugiados en 2015, cuando entraron al país de forma descontrolada casi 900.000 solicitantes de asilo.
Además, Merkel sufrió con la Unión Cristianodemócrata (CDU) su peor resultado personal desde que se convirtió en canciller en 2005 y el más bajo en casi 70 años, al obtener solo entre un 32,8 y un 33 por ciento de los votos.
"Hemos logrado nuestro objetivo. Somos la primera fuerza política y tenemos el cometido de formar Gobierno. Ningún partido puede gobernar contra nosotros", afirmó Merkel con semblante serio a pesar de los cánticos de sus seguidores (que alentaron al grito de "Angie, Angie"), consciente de que los conservadores no habían sufrido un castigo tan fuerte en las urnas desde 1949.
Las consecuencias políticas de los comicios aún son imprevisibles. Sin embargo, una cosa es segura y es que Merkel tendrá que lidiar a partir de ahora con un complicado escenario parlamentario, en el que habrá unos 90 diputados de la AfD, un partido populista antiinmigración, antiislamista y antieuropeísta.
"Que se vayan preparando para la que les espera", advirtió el candidato de AfD, Alexander Gauland, en toda una declaración de intenciones después de que su partido obtuviese entre un 12,8 y un 13,2 por ciento de los votos y entrase por primera vez en el Parlamento tras su creación en 2013. "Vamos a recuperar nuestro país y a nuestra gente", añadió.
Con el Parlamento más fragmentado de la historia de Alemania desde que en 1953 se introdujera la cláusula del cinco por ciento de votos exigidos para contar con representación parlamentaria y el mayor de la historia del país con más de 700 diputados previsiblemente, Merkel tendrá que afanarse para lograr formar un gobierno de coalición.
Para ello no podrá contar con los socialdemócratas, ya que el SPD anunció inmediatamente su intención de volver a la oposición y no reeditar la gran coalición con los conservadores.
Lo que Merkel descartó fue establecer un gobierno en minoría, por la inestabilidad que eso conlleva: "No lo veo. Tengo la intención de conseguir un gobierno estable en Alemania". Alemania tiene "un montón de tareas futuras por resolver", agregó.
"Es un día triste y amargo para la socialdemocracia", admitió Schulz, que poco después de aceptar su derrota emprendió el camino del ataque contra Merkel a quien responsabilizó del auge de la ultraderecha en un país que se pensaba vacunado contra partidos más a la derecha de los conservadores gracias a su pasado histórico y su boyante economía.

Comentarios