El Mundo
Viernes 07 de Abril de 2017

Ocho detenciones por el atentado mortal en San Petersburgo

Las fuerzas de seguridad rusas desactivan un artefacto explosivo y decomisan armas. Multitudinarias marchas contra el terrorismo

La policía rusa detuvo ayer a ocho hombres bajo sospecha de estar involucrados en el atentado de San Petersburgo, que dejó 14 muertos el lunes pasado. Seis personas fueron arrestadas en San Petersburgo y dos en Moscú, dio a conocer el comité de investigación estatal. Durante registros en sus viviendas se confiscó una bomba, similar al explosivo sin detonar hallado en una estación de metro de San Petersburgo. Además los investigadores encontraron armas y municiones. Las fuerzas especiales desactivaron también ayer un artefacto explosivo en una vivienda, según comunicó el servicio secreto interno FSB. Los residentes fueron evacuados a un lugar seguro en un edificio cercano.

En el ataque registrado el lunes en el metro de San Petersburgo murieron 14 personas, entre ellas también Yalilov. Más de 50 pasajeros resultaron heridos. Tras este atentado, calificado por el Kremlin como "un desafío lanzado a todos los rusos, incluido al presidente" Vladimir Putin, las autoridades multiplicaron las medidas de "seguridad antiterrorista" en el metro.

Incógnitas

El terrorista autor del ataque, identificado gracias a una prueba de ADN, es Akbarjon Djalilov, un hombre de 22 años nacido en la región de Och, en Kirguistán, pero que vivía en Rusia desde 2011. Los motivos de Djalilov siguen siendo una incógnita, pero el comité de investigación ruso indicó que examinaba su posible relación con la organización yihadista Estado Islámico (Isis), aludiendo por primera vez a este grupo. La región de Och en la que nació Djalilov es conocida por haber proporcionado grandes contingentes al grupo Isis en Siria e Irak. El miércoles, las fuerzas del orden rusas habían anunciado la detención de siete ciudadanos de países de Asia Central en San Petersburgo, sospechosos de reclutar a "terroristas", pero precisaron que no estaban relacionados "por el momento" con el autor del atentado.

En tanto, entre 3.000 y 4.000 personas respondieron ayer a una convocatoria del gobierno ruso para manifestarse en Moscú contra el terrorismo. "Somos solidarios con San Petersburgo", clamó un hombre desde el escenario ubicado cerca del Kremlin. En el fondo sonaban las campanas de las iglesias, interrumpiendo el silencio que dominaba en el lugar. Personas ancianas participaron de la marcha por la paz en Moscú. Muchos llevaron banderas rusas y claveles rojos, en muestra de solidaridad. El diario Kommersant reportó el miércoles que el Kremlin organizó la manifestación, a la que asistieron políticos de todos los partidos.

En San Petersburgo, varios miles de personas se reunieron frente a la estación del metro donde el tren blanco del atentado se detuvo tras la explosión de la bomba. Las familias de las víctimas del atentado enterraron ayer a sus allegados en el tercer y último día de duelo en la segunda ciudad de Rusia.

Las familias de las víctimas enterraron a sus allegados en el tercer y último día de duelo en San Petersburgo

Comentarios