El Mundo
Martes 21 de Febrero de 2017

Miles manifestaron contra Trump: "Él no es mi presidente"

Las movilizaciones no tuvieron la masividad de las anteriores. Pedían el juicio político y la destitución a un mes de la asunción.

Miles de personas protestaron contra Donald Trump en numerosas ciudades de Estados Unidos, en una movilización en el Día de los Presidentes con el slogan el "El no es mi presidente''.
Pero las protestas en este feriado nacional no atrajeron al contingente superior al millón de personas que salió a las calles después que el republicano asumió la presidencia el 20 de enero enero. Sí hubo miles de inconformes que agitaban banderas e hicieron una larga valla afuera de Central Park en Manhattan. Entre la multitud muchas personas coreaban "no a la prohibición, no al muro. Que caiga el régimen de Trump''.
Los manifestantes también portaban pancartas que decían "Respeto a la Constitución ya'' y "Juicio político contra el mentiroso''. Con apenas un mes en el poder, Trump ya acreditaría inconductas para ser destituido, según estos manifestantes. Es este un planteo que no comparte la gran mayoría de los estadounidenses, pero esta minoría activa ha tomado las calles y tiene toda la atención de los medios de comunicación. Miles de personas participaron en una protesta en el centro de Los Angeles en la que denunciaron las medidas de Trump contra la inmigración y las posturas del Partido Republicano frente al cambio climático y al medio ambiente. Los organizadores dijeron que convocaron a las marchas en el feriado que es en homenaje a anteriores presidentes y para hacer efectivos sus derechos constitucionales de reunirse y protestar pacíficamente.
En Chicago, centenares de personas se reunieron frente a la Trump Tower, donde gritaban "Que se vaya Donald Trump''. Rebecca Wolfram, de Chicago, de sesenta y tantos años, indicó que las preocupaciones sobre el cambio climático y los derechos de los inmigrantes la motivaron a participar. "Estoy tratando de participar en protestas tanto como sea posible hasta que resuelva qué más hacer'', afirmó Wolfram, quien portaba un letrero que decía "Las señoras blancas mayores estamos realmente molestas''.
Unos cientos de personas protestaron en Washington, D.C., donde decenas de manifestantes corearon "Echen a Trump''. El modesto número de gente reunida contrastó con la enorme concentración que se produjo el mismo día de la asunción de Trump, el 20 de enero pasado. Otras decenas de personas marcharon por el centro de Atlanta, en un mitin llamado "¡Juicio político ya! Marcha del (que no es mi) presidente''. Cientos de manifestantes marcharon por Salt Lake City, Utah. El manifestante Reg Brookings advirtió que Trump pretendería "dividir al país" al presentar como enemigos a los inmigrantes. Un grupo violento se enfrentó con la policía en el centro de Portland, Oregon y hubo varios arrestos.
Centenares de opositores y partidarios de Trump salieron a las calles en Rapid City, Dakota del Sur. Un grupo anti-Trump permaneció en una esquina, mientras un grupo que apoyaba al mandatario se reunió en otra esquina de la misma intersección.
Al grito de "¡No es mi presidente!" y al ritmo de canciones patrióticas y de protesta, unas 10.000 personas manifestaron en Nueva York contra Trump. Manifestantes de todas las edades y razas se concentraron frente al Trump International Hotel y en el lado oeste de Central Park, para expresar su insatisfacción con el nuevo gobierno, en la última de decenas de protestas que han sacudido el país desde que Trump llegó a la Casa Blanca hace un mes.
Apenas comenzada la manifestación ya había unas 3.000 personas, y una hora antes de su finalización, llegaban a 10.000, según un conteo de la policía, que cerró varias cuadras de la calle Central Park West. "Trump está dañando el país. Si no hacemos algo, perderemos a Estados Unidos. Por eso en los últimos cuatro días he ido a cuatro protestas. ¿Qué más puedo hacer?", comentó dijo Rima Strauss, una psicoanalista jubilada.

Comentarios