El Mundo
Viernes 04 de Agosto de 2017

Michel Temer sale fortalecido del fallido intento de destitución

Para los analistas, demostró el control que tiene de la base aliada en el Congreso y ahora puede seguir con su plan de reformas impopulares


El presidente brasileño, Michel Temer, pretende transformar su fácil victoria en la votación que lo puso a salvo de un juicio por corrupción en un nuevo impulso para aprobar medidas de austeridad, aunque el camino puede estar sembrado de nuevos obstáculos para el impopular mandatario.

A Temer le bastaba con el apoyo o la abstención de apenas un tercio de la Cámara de Diputados (172 de los 513 escaños) para evitar que la denuncia de corrupción en su contra fuese enviada a la corte suprema. La posibilidad de juzgar a Temer como presidente fue rechazada por 263 diputados, frente a 227 que se pronunciaron a favor y dos abstenciones. El fiscal general Rodrigo Janot pidió el 26 de junio su inculpación por corrupción pasiva, como presunto beneficiario de un soborno de la empresa JBS.

Temer, del partido PMDB (centroderecha, pero ex aliado de los gobiernos de Lula da Silva y Dilma Rousseff), afirma que la acusación es una "ficción" para perjudicarlo. Ve además motivaciones políticas que amenazan la reconstrucción del país, que emerge de la peor recesión de su historia con 13,5 millones de desocupados. La operación Lava Jato, sobre una vasta red de sobornos en Petrobras construida bajo los gobiernos de Lula y Rousseff, tiene además en la mira a ocho de los ministros de Temer y a buena parte de su base aliada, aunque también a numerosos dirigentes de la ahora oposición de izquierda del Partido de los Trabajadores (PT).

Según el diputado Darcisio Perondi, del PMDB, "Temer sale fortalecido". "Temer retomará la semana que viene las discusiones sobre la reforma de las jubilaciones, y va a estimular la reforma fiscal", adelantó. Después de haber congelado el techo de gasto público por 20 años en un país con crónico déficit fiscal, y flexibilizado la legislación laboral, su mayor desafío es ahora la reforma de las jubilaciones. El sistema previsional está quebrado y su reforma requerirá de una mayoría calificada de tres quintos en la Cámara y en el Senado, por tratarse de una reforma constitucional. Temer prometió proseguir con "todas las acciones necesarias para sacar al país de de su peor crisis económica. Haremos mucho más poniendo nuestras cuentas en orden, de forma definitiva y equilibrada", agregó. El resultado de la votación muestra que Temer cuenta con "números suficientes para movilizar a su base para votar reformas importantes", señaló el analista Gesner Oliveira

Comentarios