Michel Temer
Lunes 22 de Mayo de 2017

Michel Temer lucha por mantener al socio principal de su coalición, el PSDB

El partido del ex presidente Cardoso está también muy golpeado por la investigación judicial. Hubo nuevas manifestaciones

Ni el domingo fue un día de descanso para el presidente de Brasil, Michel Temer. Con manifestaciones de la izquierda en reclamo de elecciones directas, el presidente, investigado por corrupción por el Supremo Tribunal Federal (STF, Corte Suprema), trataba ayer de evitar la salida de su coalición de gobierno de su mayor sostén politico, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), algo que le resultaría letal. El PSDB también ha sido arrastrado por la ola de delaciones de sobornos del frigorífico JBS. El presidente y senador del PSDB, Aécio Neves, fue imputado y destituido de su cargo legislativo por el STF.

Temer, que en los últimos cuatro días negó dos veces su renuncia, recibió un duro revés político cuando ayer la asamblea de la influyente y reconocida Orden de Abogados de Brasil (OAB) decidió presentar esta semana un pedido de juicio político para destituir al mandatario por "delito de responsabilidad".

En tanto, las manifestaciones callejeras tuvieron una presencia menor a la esperada en San Pablo, donde hubo tormentas, pero los dirigentes avisaron que estas protestas sirvieron como un aperitivo para la marcha "Ocupa Brasilia" del próximo miércoles 24. El Partido de los Trabajadores (PT) de Lula da Silva y Dilma Rousseff (también muy comprometidos por las revelaciones de JBS) y sus organizaciones sociales están movilizados para lograr la salida más rápida posible de Temer. "Además de derribar al gobierno de Temer debemos luchar por la campañas de elecciones directas y presentar un plan de emergencia al país", dijo uno de los organizadores de las marchas, Joao Paulo Rodrigues, del Movimiento campesino Sin Tierra (MST), una organización históricamente ligada al PT. Unas 50.000 personas —según los organizadores— se manifestaron en Belo Horizonte, en la mayor concentración de la jornada. También hubo protestas en Salvador, Fortaleza, Recife y Belén.

Mañana, en el Congreso, comenzará el análisis en comisión del proyecto para enmendar la Constitución y llamar a elecciones anticipadas, dijo el diputado Arlindo Chinaglia, del PT. "La caída de Temer es cuestión de tiempo", comentó durante el acto en San Pablo. En Río de Janeiro, la protesta fue frente a la casa del presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, número dos del país y aliado de Temer que recibió los nueve pedidos de juicio político y tiene una de las llaves de solución de la crisis en caso de renuncia. Pero la elección de un presidente en el Congreso para completar el período no es la alternativa que fogonea el PT y el resto de la izquierda, que ven a Lula como potencial ganador si se va rápido a las urnas.

En este agitado marco, el PSDB del ex presidente Fernando Henrique Cardoso, malherido por la investigación del titular del partido Aecio Neves y máximo sostén del gobierno Temer, apareció dividido: el ala de Río de Janeiro dejó de apoyar a Temer, según se desprende en un comunicado. Pero el mucho más poderoso gobernador de San Pablo, el presidenciable del PSDB Geraldo Alckmin, dijo que "nada cambió". "Seguimos apoyando al Brasil y defendiendo las reformas para el crecimiento económico", dijo el gobernador del estado más poderoso del país. Cardoso, que pidió ayer al partido suspender una votación clave sobre el apoyo a Temer, llamó al mandatario para conversar sobre la crisis: un punto clave es el contraataque judicial de Temer, que objetó la grabación con el dueño del frigorífico JSB en la que sus peritos detectaron hasta 50 "ediciones" o cortes. Por esto, la defensa pidió al STF que suspenda la causa hasta determinar la veracidad del audio. El miércoles puede ser un día clave porque el alto tribunal determinará si suspende la investigación.En caso de salida forzada de Temer, el nombre de consenso es el ministro de Economía Henrique Meirelles, ejecutor de la política de ajuste fiscal y de las reformas jubilatoria y laboral y ex jefe del banco central con Lula y Dilma Rousseff.

Comentarios