El Mundo
Martes 26 de Septiembre de 2017

Merkel promete otro gobierno estable, aun sin los socialdemócratas

La canciller debe convencer a verdes y liberales ante la salida de la coalición del SPD. Inesperada ruptura en la derechista AfD

La canciller alemana, Angela Merkel, prometió buscar socios para un gobierno estable y defendió sus políticas, luego de que su coalición democristiana ganara las elecciones pero perdiera un millón de votos en favor del partido de ultraderecha AfD, que sin embargo ya sufrió fracturas al día siguiente de su éxito electoral (ver aparte).

Merkel dijo que el desempeño de Alternativa para Alemania (AfD), el primer partido de ultraderecha que llega al Parlamento alemán en 70 años, no influirá en su política exterior, europea y de refugiados, y volvió a defender haber permitido el ingreso de grandes cantidades de inmigrantes, más de 1,5 millones, algo que impulsó el crecimiento de AfD.

"Es importante que Alemania tenga también en un futuro un gobierno estable", declaró Merkel al día siguiente de las elecciones, en las que su partido Unión Demócrata Cristiana (CDU) y sus aliados bávaros de CSU obtuvieran un 33 por ciento de los votos. Son así la primera minoría en el futuro Parlamento y por tanto la fuerza habilitada a iniciar negociaciones para formar mayoría.

Composición del Parlamento

Pero, ¿cómo estará conformado el próximo Parlamento alemán? Un total de 709 diputados formarán el próximo Bundestag (Cámara baja), que será el mayor en la historia de la República Federal de Alemania: 246 de CDU/CSU, 153 del SPD, 94 de la AfD, 80 del liberal FDP, 69 de La Izquierda y 67 de Los Verdes. El nuevo Parlamento será el de mayor tamaño de las democracias occidentales. En la pasada legislatura contó con 631 diputados.

Como ganadora de las elecciones, ahora Merkel comenzará negociaciones con los liberales (FDP), Los Verdes y también con el Partido Socialdemócrata (SPD), a pesar de que este último ya indicó su intención de regresar a la oposición tras cuatro años de coalición con Merkel. El SPD sufrió el peor resultado de su historia, con apenas un 20,5 por ciento de apoyos.

"Nuestra intención es luchar por forjar el futuro de nuestro país desde la oposición", dijo el candidato socialdemócrata y ex presidente del Parlamento europeo, Martin Schulz, en la sede del SPD en Berlín. "Ha comenzado una nueva temporada", agregó, trazando un símil con el mundo del fútbol, al tiempo que destacó la importancia de que el SPD trabaje desde la oposición "para apuntar a los errores del gobierno". Esta negativa apuesta a enfrentar a la AfD, que ha cosechado votos en distritos tracionalmente socialdemócratas y no reincidir en ser socios menores de Merkel. Los socialdemócratas fueron socios de Merkel en dos legislaturas (2005-2009 y 2013-2017), y ahora se quieren desprender del "abrazo de oso".

Coalición "Jamaica"

La negativa socialdemócrata deja solo otros dos posibles socios: el FDP y Los Verdes, que chocan de frente con la exigencia del aliado bávaro de Merkel, la Unión Cristianosocial (CSU), de establecer un límite a la entrada de refugiados. Sin embargo, Merkel afirmó que buscará negociar también con la CSU y se mostró optimista de poder encontrar una solución para poder formar la alianza conocida como "Jamaica", por los colores de los partidos: FDP (amarillo), democristianos (negro) y verdes. "Recordaré la responsabilidad a los partidos susceptibles de formar gobierno para lograr un Ejecutivo estable", declaró Merkel en la sede de la CDU. A sus espaldas, una frase resumía su filosofía política: "El Centro". No obstante, las negociaciones tendrán que esperar hasta después del 15 de octubre, cuando se celebren comicios en Baja Sajonia.

Merkel admitió que la división de la sociedad está relacionada con ella "personalmente" de manera "evidente", debido a su gestión de la crisis de los refugiados, que llevó al país a acoger 1,5 millones de personas de Medio Oriente en 2015. Ese año, muy traumático para muchas ciudades alemanas, marcó el ascenso meteórico de la AfD. "Sin embargo, sigo manteniendo como correctas las decisiones básicas que se tomaron y de las que yo soy naturalmente de manera especial responsable", agregó sobre su decisión de abrir las fronteras en 2015.

Esta decisión hizo perder a la CDU un millón de votos respecto de 2013, que fueron a parar a la AfD, con un 12,6 por ciento. "Nos proponemos especialmente recuperar a los votantes que se fueron a AfD. Lo haremos a través de una buena política, destinada a atajar los problemas de la gente", afirmó la canciller, quien rechazó que ello implique dar un giro a la derecha. Pero en los aliados de la CSU de Baviera hubo reacciones nerviosas, ya que el partido quedó por debajo del 40 por ciento en ese estado, y su cabeza de lista, Joachim Hermann, reclamó "cerrar el espacio abierto" por la derecha. "Hemos entendido el mensaje. No podemos seguir como si no hubiera pasado nada", dijo el jefe de la CSU y del gobierno bávaro, Horst Seehofer.

serenidad. Merkel se retira luego de dar su conferencia de prensa. Atrás la frase "El Centro", el mensaje clave de la gobernante alemana..

Comentarios