El Mundo
Domingo 08 de Octubre de 2017

Merkel negocia una coalición con los Verdes y liberales alemanes

La canciller admite que quiere que se forme gobierno, pero que será difícil. Tendrá que ser refrendado por su partido cristianodemócrata.

La canciller alemana, Angela Merkel, anunció ayer oficialmente que su partido, la Unión Cristianodemócrata(CDU), iniciará conversaciones con los Verdes y con el partido liberal FDP para la formación de un posible gobierno de coalición. "Van a ser negociaciones complicadas pero se trata de formar un gobierno solvente", señaló ayer la mandataria durante un encuentro con las nuevas generaciones de su partido. "Quiero que (esta alianza) se lleve a cabo", agregó Merkel sobre una opción de gobierno que, antes de sellarse, tendrá que ser refrendada por la CDU, que ella preside, en un congreso extraordinario.

   La conocida como "coalición Jamaica" por los colores de los partidos que hacen referencia a la bandera del país caribeño-FDP (amarillo), conservadores (negro) y Verdes—, una forma de gobierno jamás probada en Alemania a escala nacional, se reveló como la única salida tras las elecciones generales del pasado 24 de septiembre.

   En los comicios legislativos, la canciller se alzó como ganadora por cuarta vez consecutiva pero también fue consciente de la ardua tarea que se le venía por delante. Los números la forzaban a tejer una alianza entre los conservadores —integrados por su partido, laUnión Cristianodemócrata(CDU), y su partido hermano de Baviera, la Unión Cristianosocial (CSU)—, los liberales (FPD) y LosVerdes después de que los socialdemócratas decidieran volver a la oposición tras cuatro años de Gobierno con Merkel y registrar el peor resultado de su historia.

   Aunque pueda parecer extraño, las mayores dificultades que tendrá que enfrentar Merkel se encuentran en su propia casa. En este sentido, su partido hermano bávaro se presenta como el gran escollo que Angela Merkel tendrá que salvar para formar el próximo Ejecutivo alemán.

   La CSU es partidaria de fijar un límite anual a la llegada de refugiados, postura que no comparte ni la propia CDU de la dirigente, ni tampoco los liberales ni Los Verdes. Según ha trascendido, la canciller se sentará hoy con el "barón" de la CSU, Horst Seehofer, en aras de limar diferencias y acordar una postura común para sentarse en la mesa de negociaciones con sus posibles futuros socios menores.

   Ante un millar de delegados y miembros de las nuevas generaciones de su partido que por momentos criticaron con dureza su gestión migratoria de 2015, Merkel hizo un llamamiento a la concordia y prometió buscar una solución que contentase a todas las partes. "Ahora tenemos por delante una nueva tarea: poner en práctica el mandato de las urnas. La crisis de refugiados ha sacudido a la CDU y a la CSU como ningún otro tema antes. Voy a hacer todo lo posible para buscar una solución que no obligue a nadie a desmentirse, pero la política de asilo alemana no contempla límites", recalcó.

   El anuncio de Merkel sobre el inicio de conversaciones para un futuro gobierno coincide con la publicación ayer de una encuesta encargada por la agencia DPA que indica que más de un tercio de los alemanes es partidario de que la canciller no complete el mandato de cuatro años al frente de la potencia europea que logró revalidar en las elecciones del 24 de septiembre. Según la encuesta, un 36% aboga por que la mandataria no termine la legislatura como jefa de gobierno y es favorable a que Merkel ceda su cargo antes de 2021.

Comentarios