El Mundo
Sábado 18 de Marzo de 2017

Megaoperativo contralas mafias de la carne

La Policía Federal brasileña (PF) desmanteló ayer una red formada por inspectores sanitarios y frigoríficos para vender dentro y fuera del país carne adulterada, "maquillada" incluso en algunos casos con ácidos y productos cancerígenos. La organización criminal sobornaba a inspectores sanitarios y también le pagaba coimas al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del presidente Michel Temer. La operación incluyó 27 órdenes de prisión preventiva de altos empresarios y requirió la movilización de 1.100 agentes en seis Estados del país. La Justicia determinó asimismo el bloqueo de 320 millones de dólares de las empresas frigoríficas investigadas, entre las cuales figuran las líderes del sector, JBS (dueña de las marcas Big Frango y Seara Alimentos) y BRF (Sadia y Perdigao).En frigoríficos de pequeño porte se detectó el uso de "productos cancerígenos para maquillar el aspecto físico del producto y el olor", dijo el comisario Mauricio Moscardi Grillo. También se identificó la presencia de salmonella en productos vencidos que salieron a la venta gracias al pago de sobornos. Un contenedor de BRF fue bloqueado en un puerto de Italia, al detectarse la presencia de esa bacteria.

La Policía Federal brasileña (PF) desmanteló ayer una red formada por inspectores sanitarios y frigoríficos para vender dentro y fuera del país carne adulterada, "maquillada" incluso en algunos casos con ácidos y productos cancerígenos. La organización criminal sobornaba a inspectores sanitarios y también le pagaba coimas al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del presidente Michel Temer. La operación incluyó 27 órdenes de prisión preventiva de altos empresarios y requirió la movilización de 1.100 agentes en seis Estados del país. La Justicia determinó asimismo el bloqueo de 320 millones de dólares de las empresas frigoríficas investigadas, entre las cuales figuran las líderes del sector, JBS (dueña de las marcas Big Frango y Seara Alimentos) y BRF (Sadia y Perdigao).En frigoríficos de pequeño porte se detectó el uso de "productos cancerígenos para maquillar el aspecto físico del producto y el olor", dijo el comisario Mauricio Moscardi Grillo. También se identificó la presencia de salmonella en productos vencidos que salieron a la venta gracias al pago de sobornos. Un contenedor de BRF fue bloqueado en un puerto de Italia, al detectarse la presencia de esa bacteria.

El operativo —el mayor de la historia de la PF— fue apodado Carne Débil, en referencia a la expresión popular que "demuestra fragilidad moral de los agentes públicos que deberían velar por la calidad de los alimentos".

Comentarios