El Mundo
Viernes 28 de Abril de 2017

Marine Le Pen, en su mejor momento en las encuestas

La imagen de la candidata ultraderechista subió 4 puntos mientras que la de su rival, el centrista Emanuel Macron, cayó en la misma proporción.

A once días de la segunda y definitiva vuelta de la elección presidencial, el 7 de mayo próximo, caen ligeramente las intenciones de voto y la popularidad de Emmanuel Macron, candidato social reformista, cuando suben en la misma proporción las intenciones de voto y la popularidad de Marine Le Pen, candidata de extrema derecha. Macron sigue siendo el político más popular de Francia, con un 40- 41 por ciento de opiniones favorables. Pero ha perdido entre 4 y 5 puntos en apenas dos semanas.

Le Pen, por su parte, tiene un 33-34 por ciento de opiniones favorables. Pero ha ganado de 4 a 5 puntos en el mismo intervalo de tiempo. La popularidad y la "buena imagen" de los candidatos no prejuzga las intenciones de voto, que ha evolucionado de manera bastante similar. Hace apenas cuatro semanas, los estudios de opinión anunciaban la victoria final de Macron contra Le Pen por un 65 contra 35, el día de voto final, el 7 de mayo. Según el estudio del semanario Paris Match del día 25, las intenciones de voto habían oscilado de este modo: 60 contra 40, favorables a Macron. Un día más tarde, el candidato social reformista había perdido medio punto que había ganado la candidata de extrema derecha. El estudio que publica el diario financiero Les Echos coincide con la tendencia a la baja y a la alza relativas.

Tras "la batalla de Whirlpool", donde Le Pen y Macron se lanzaron a la caza del voto obrero francés en una fábrica de electrodomésticos amenazada con el cierre, la pesca enfrentó ayer a los candidatos a la presidencia del país, que regresaron a la campaña electoral tradicional.

La populista líder de ultraderecha se embarcó antes del amanecer en un pesquero en el Mediterráneo, el último de sus esfuerzos televisados para presentarse como la candidata de los trabajadores galos frente a Macron, a quien describe como el representante de la élite financiera, política y proeuropea. "Mi abuelo era pescador, así que estoy en mi elemento", dijo Le Pen. Dijo luego que Francia recuperará el control de sus políticas marítimas si sale elegida en el ballotage y atacó de nuevo el programa económico liberal de su rival. Macron respondió a la euroescéptica en Twitter, diciendo que sus propuestas para sacar al país de la Unión Europea hundirían la industria pesquera.

Con su viaje de pesca, Le Pen siguió intentando reclutar apoyos entre la clase trabajadora, como ocurrió el miércoles con su visita sorpresa a la amenazada fábrica de secadoras de Whirlpool. Este astuto acto electoral puso a Macron a la defensiva y lo llevó a reunirse con los enfadados trabajadores de la factoría más tarde ese mismo día.

Las posturas antagónicas de ambos candidatos sobre el futuro de Francia y de la UE se impusieron como los grandes ejes de la elección, con Macron que busca una relación más estrecha con los socios europeos y Le Pen que quiere cerrar las fronteras y abandonar el euro.

Comentarios