El Mundo
Martes 02 de Mayo de 2017

Maduro convocó a una Constituyente sin voto universal, por sectores sociales

Se desmantelaría el sistema político diseñado por Hugo Chávez en la Constitución actual, ante la imposibilidad de ganar elecciones "normales".

En medio de una ola de protestas masivas, Nicolás Maduro anunció la convocatoria a una asamblea constituyente, pero lo hará sin recurrir al voto universal ni al padrón electoral nacional, sino por sectores del "pueblo", según un modelo de tipo corporativo o de "poder popular". La inusual medida, que sepultaría la Constitución de 1999 diseñada por Hugo Chávez, parece una jugada de Maduro y la cúpula chavista para eludir unas elecciones generales, como pide la oposición, o siquiera las regionales que ha postergado y que deberían hacerse en diciembre pasado. La oposición llamó anoche a desconocer el llamado a Constituyente de Maduro y a continuar las protestas callejeras como la de ayer, 1º de Mayo. Las manifestaciones cumplieron un mes, desde que un doble fallo del Tribunal Supremo contra el Congreso soliviantó a la población y desató una ola de manifestaciones casi diarias que dejaron un saldo de 31 muertos, casi todos manifestantes muertos por las fuerzas policiales o los paramilitares chavistas.

"Convoco para lograr la paz que necesita el país, para derrotar el golpe fascista, una Constituyente ciudadana, no de partidos políticos. Una Constituyente del pueblo", dijo Maduro ante una multitud de seguidores en el centro de Caracas. Maduro precisó que serán elegidos 500 constituyentes; la mitad por "sectores sociales" como "indígenas, obreros y estudiantes", y la otra "por municipios", que formarán la Asamblea Constituyente "popular, ciudadana, obrera" que redactará la Carta Magna que sustituirá a la de 1999. Este procedimiento no figura en el mecanismo de reforma constitucional previsto en la propia Constitución de 1999, impulsada por Hugo Chávez. Las figuras invocadas por Maduro, como "sectores sociales" y "por municipios" no se contemplan, como por lo demás ocurre en todas las constituciones democráticas del mundo. "Asumo todas las consecuencias y llamo al pueblo a prepararse para una gran victoria. Convoco una Constituyente ciudadana. No una Constituyente de partidos políticos. Una obrera, campesina, del pueblo", dijo Maduro. Dejó entrever que modificará el esquema de votación. De 500 constituyentes, 250 serán electos por sectores, como pensionados, obreros, campesinos, juventud, indígenas, entre otros. "Esta es la constituyente que sonó Chávez", aseguró. "¿Quieren diálogo? ¡Poder Constituyente! ¿Quieren elecciones? ¡Poder Constituyente!", disparó desde la tarima. El dirigente chavista Elías Jaua presidirá una comisión que, dijo Maduro, llevará "una consulta a las bases populares de todo el sistema de elección, y para que se establezca con mucha claridad el poder plenipotenciario de este poder originario". Maduro parece dirigirse hacia un modelo corporativo o el del anticipado "poder comunal".

La razón de esta jugada tan extrema parece ser que, desde diciembre de 2015, cuando el oficialismo perdió por amplia diferencia las elecciones parlamentarias nacionales, el chavismo ya no está en condiciones de ganar unas elecciones regulares, con padrón universal y voto secreto. De ahí que el organismo electoral haya postergado las elecciones regionales y locales que debían hacerse en diciembre pasado.

El anuncio se produjo en momentos en que decenas de miles de opositores marchaban en Caracas y eran duramente reprimidos para exigir elecciones generales. "El chavismo convoca la única elección que puede ganar: una elección de Asamblea Constituyente manipulando bases comiciales y sistema de elección", aseguró Eugenio Martínez, experto en asuntos electorales. La Constitución vigente fue redactada por 131 constituyentes electos por voto directo, universal y secreto, y luego aprobada en referendo. "Maduro gana tiempo a costa de todo, incluso pisando la carta de navegación del mismo Chávez. Esta Constituyente madurista es una traición clara a Chávez y al pueblo", afirmó el analista socialista Nicmer Evans.

La coalición opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), realizó una conferencia de prensa para responder a la jugada de Maduro. El presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, afirmó que la medida representa la consolidación del golpe de Estado a la Constitución y a la democracia. "Lo que presentó Maduro hoy es mucho peor a la denuncia que hicimos (la semana pasada). Es Maduro disolviendo la democracia y la República", afirmó el titular del Legislativo. Borges instó a a los venezolanos a no cansarse en la lucha por sus derechos: "Sabemos que tenemos muchos días en la calle, pero quiero decirles que la lucha apenas comienza por lograr el cambio definitivo con el voto. No podemos cansarnos, tenemos que seguir adelante mañana, tarde y noche". El dirigente convocó a realizar un cacerolazo anoche y a "trancar" las calles hoy. El ex candidato presidencial Henrique Capriles afirmó en Twitter: "Frente al fraude constitucional de Constituyente que acaba de anunciar el dictador, ¡Pueblo a la calle y a desobedecer semejante locura!". Anoche la protesta continuaba en las calles y se anunciaba una madrugada difícil. Muchos temían la renovada actuación nocturna de los "colectivos" chavistas.

Comentarios