El Mundo
Lunes 17 de Julio de 2017

Macrón dijo que "el antisemitismo sigue vivo, reinventado como antisionismo"

El presidente francés Emmanuel Macron y el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu conmemoraron juntos en París el 75º aniversario de un arresto de más de 13 mil judíos en la capital francesa

El presidente francés Emmanuel Macron y el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu conmemoraron juntos en París el 75º aniversario de un arresto de más de 13 mil judíos en la capital francesa realizado por las fuerzas francesas colaboracionistas. Macron cambió el enfoque tradicional de los presidentes franceses sobre la vergüenza del régimen de Vichy: por un lado, remarcó que la responsabilidad por la muerte de esos miles de judíos franceses fue íntegramente francesa y no puede descargarse toda la culpa en los nazis ocupantes. Por otro, enfrentó un punto de gran actualidad: "el antisemitismo sigue vivo, reinventado como antisionismo. No cederemos nada ante el antisionismo", advirtió. "Fue un gesto muy,muy fuerte", elogió Netanyahu.

Era la primera vez que un primer ministro israelí acudía a una ceremonia que rememora uno de los episodios más sombríos de la historia francesa. Los días 16 y 17 de julio de 1942, la policía detuvo a 13.152 judíos a petición de los nazis. Durante cuatro días, los arrestados vivieron apiñados, en condiciones inhumanas, en las gradas del Velódromo de Invierno de París (destruido en 1959), antes de ser enviados a otros campos en Francia y, posteriormente, al campo de exterminio de Auschwitz. No sobrevivió más que un centenar de personas entre aquellos detenidos; todos los niños fallecieron.

Netanyahu agradeció en francés la invitación de Macron, un "gesto muy, muy fuerte" que "da fe de la larga y profunda amistad entre Francia e Israel". Macron defendió, por su parte, la necesidad de combatir el antisemitismo y el racismo. "No cederemos nada al antisionismo", que es la "forma reiventada del antisemitismo", declaró. Toda una declaración, por cierto, cuando el antisionismo se ha hecho moneda común enla izquierda francesa y en la comunidad musulmana francesa, de más de 4 millones de integrantes.

"Es Francia la que organizó la redada y las deportación y, por tanto, la muerte de las 13.152 personas de confesión judía arrancadas de sus domicilios el 16 y el 17 de julio de 1942. No hubo un solo alemán que ayudase en la redada", prosiguió. "Es tan cómodo ver en Vichy una monstruosidad venida de la nada. Nada de aquello nació con Vichy", avisó. "Pero nada de aquello murió con Vichy". Macron marcó así una oposición frontal al discurso oficial vigente aún en los años 90, cuando Jacques Chirac comenzó a admitir las culpas de Francia en el Holocausto.

Comentarios