El Mundo
Viernes 21 de Abril de 2017

Macron afianza su ventaja en reñidísimo final de campaña en Francia

El candidato liberal e independiente estiró su ventaja de cara a los comicios presidenciales más impredecibles que se recuerden en el país galo.

El dirigente liberal e independiente francés Emmanuel Macron estiró ayer su ventaja en intención de voto para las presidenciales del domingo, mientras los candidatos queman sus últimos cartuchos en un final de bandera verde antes de los comicios más impredecibles que se recuerden en la Francia moderna. Un sondeo divulgado ayer volvió a mostrar a Macron, a la ultraderechista Marine Le Pen y a los candidatos Jean-Luc Mélenchon y François Fillon con chances de pasar a la segunda vuelta del 7 de mayo, un escenario sin precedentes en medio de una indecisión récord que llega hasta el 30 por ciento de los votantes. Los sondeos afirman desde hace semanas que una segunda vuelta Macron-Le Pen es el escenario más probable, pero la carrera para suceder al impopular presidente socialista, François Hollande, en el poder desde 2012, se fue poniendo cada vez más pareja a medida que se acercan las elecciones.

Elaborado por la consultora Harris Interactive, el sondeo mostró que el izquierdista Mélenchon, quien pasó del fondo de las encuestas a los primeros lugares gracias a sus combativas apariciones y a una intensa campaña en redes sociales, empata con el conservador Fillon, otrora favorito, en el tercer puesto con un 19 por ciento de apoyo. Eso pone a ambos dirigentes a sólo tres puntos porcentuales de Le Pen, quien se estanca en un 22 por ciento, y a tiro de Macron, quien consolidó su carácter de favorito con un 25 por ciento de intención de voto, dos puntos más que en las últimas encuestas. Macron, un ex banquero de 39 años que renunció como ministro de Economía de Hollande para formar su movimiento independiente ¡En Marcha!, derrotaría a Le Pen y a cualquier otro candidato en el ballottage, mostró la encuesta de Harris, en línea con otros sondeos. La aprobación de Fillon, del partido Los Republicanos, que representa a la derecha tradicional francesa, se ha ido recuperando gradualmente luego de su desplome por un escándalo de corrupción y nepotismo, y ayer el candidato redobló sus intentos de disuadir a sus votantes de optar por el liberal Macron. Presentándose como uno de los objetivos de dos yihadistas arrestados el martes en Marsella, sospechosos de preparar un atentado "inminente" durante la campaña, el ex premier, de 63 años, buscó revalidar sus credenciales de mano dura en materia de seguridad, en contraposición a Macron.

Mélenchon, de 65 años, intensificó sus críticas a la Unión Europea, diciendo que Francia debe presionar para renegociar los tratados del bloque e impulsar reformas económicas que pongan el acento en el crecimiento y el empleo y no en los ajustes. "Quiero que la gente sepa, y que toda Europa lo oiga claramente, que esto debe cambiar", dijo, acentuando una postura que preocupa a inversores y a la UE.

Le Pen, en tanto, se mostró ayer convencida de que ganará la primera vuelta. "Siento que hay una movilización increíble, una increíble dinámica. Conozco bastante bien a mis electores y creo que me van a poner en cabeza", dijo Le Pen, de 48 años. En segunda vuelta, Le Pen sería derrotada por cualquiera que fuera su adversario, según Harris Interactive. La mayor diferencia la sacaría Macron: un 66 por ciento, frente al 34 por ciento para la presidenta del Frente Nacional (FN). Fillon insistió ayer en la idea de que "Le Pen no ganará" y por eso votarla "es votar a Macron", al que consideró por esa razón su principal adversario. El candidato de la derecha también se dijo convencido de que estará en la segunda vuelta.

Comentarios