El Mundo
Domingo 21 de Mayo de 2017

Lula exige que Temer salga ya y se convoque a elecciones directas

El líder del PT opinó que el presidente debe ser elegido por el pueblo y no por el Congreso. Dejó abierta la posibilidad de ser candidato.

Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil entre 2003 y 2010, se manifestó públicamente ayer por primera vez luego del escándalo de corrupción que afecta directamente al mandatario Michel Temer, a quien pidió su renuncia y elecciones directas "para parar con esta maldita reforma". El líder del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), que ya anunció públicamente su voluntad de ser candidato en las elecciones presidenciales de 2018, manifestó, ante la potencial salida de Temer del cargo: "Nosotros queremos elecciones directas, queremos que Temer salga ya; no queremos que haya un presidente elegido de forma indirecta" por el Congreso. "Nosotros podemos perder la elección, éste es un juego democrático", continuó. Y expuso: "Pero lo que no debe pasar es que alguien piense que puede poner un presidente que no fue electo por el pueblo. Hay que acabar con esta maldita reforma".

   En un acto en la localidad de Sao Bernardo do Campo, al interior de San Pablo, Lula además se refirió a la posibilidad de que, luego del escándalo que estalló el miércoles, Temer sea destituido por el Parlamento brasileño. "El impeachment de Dilma Rousseff llevó ocho meses, con más de la mitad del Congreso a favor", recordó Lula, para luego agregar: "Pero hoy, demoraría mucho más". Rousseff, correligionaria de Lula, fue destituida de la presidencia de Brasil por el Senado el 31 de agosto de 2016. El proceso había comenzado el 2 de diciembre de 2015.

Abierto desafío

Respecto a las cinco causas que él mismo tiene abiertas, tres en el marco del caso de corrupción conocido como '"Lava Jato" ("Lavado de autos"), Lula se mostró combativo e incluso vinculó las investigaciones con su probable candidatura en 2018.

   Según una confesión de directivos del grupo JBS, la empresa pagó sobornos a Temer desde 2010 y, desde 2005 distribuyó entre Lula y Rousseff 80 millones de dólares, siempre por los favores realizados desde sus posiciones de poder. Imputado en cinco causas penales, la mayoría de ellas por corrupción, Lula no citó las denuncias que pesan en su contra y volvió a dejar en abierta la chance de su candidatura para las elecciones presidenciales previstas para 2018. "Mi candidatura dependerá de muchas cosas, pero Dios quiera que la (televisión) Globo defina ya a su candidato", ironizó, y remarcó que "ante tanta persecución, tanta acusación que aparece todo el día le entran ganas de ser presidente".

   "Pensaba que nunca más iba a ser candidato a nada. Pero, con todas estas provocaciones, resulta que soy el único bobo del mundo que tiene dinero pero no tiene nada a su nombre. Eso me da ganas de disputar la elección. Pero depende del partido, de mi salud, de la construcción de alianzas y del PT", aseguró.

   Lula llamó a la militancia del PT a participar hoy de las manifestaciones que se harán en varias ciudades del país para pedir la celebración de elecciones directas para la presidencia. De acuerdo con la Constitución, en caso de que Temer renuncie al cargo —como pide la oposición— o de que sea destituido por el Congreso o por la Justicia, su sucesor será escogido en una elección indirecta por los miembros del Parlamento.

   El escándalo por el que Temer es investigado comenzó cuando se dieron a conocer unas grabaciones en las que supuestamente el actual mandatario habría dado el visto bueno a un soborno. En el audio divulgado, Temer habría dado el aval para que Joelsey Batista, propietario del gigante cárnico JBS, continúe comprando el silencio del ex diputado Eduardo Cunha, correligionario suyo y detenido en el marco del "Lava Jato".

Los pasos de la investigación judicial

El presidente de Brasil, Michel Temer, será investigado por la fiscalía general en la megacausa sobre corrupción política "Lava Jato" ("Lavado de autos"). Ya que Temer rechazó dimitir a la presidencia en dos oportunidades, la investigación de la Justicia debe seguir un complejo procedimiento antes de desembocar en una posible denuncia formal y luego en una destitución. Estos son los pasos:

• Después de que el Supremo Tribunal Federal autorizara la investigación contra Temer, la Procuradoría General (fiscalía) debe reunir las pruebas para presentar una denuncia.

• Si se hace la denuncia (el fiscal general Rodrigo Janot lo acusó el viernes de corrupción y obstrucción de la justicia), la Cámara de Diputados brasileña debe dar el visto bueno al proceso, por tratarse de un presidente de la nación, con un mayoría de al menos dos tercios. Si no se alcanza la mayoría el proceso se cierra. De progresar, la denuncia es enviada al Supremo.

• Si el Supremo Tribunal decide abrir el proceso penal, Temer es suspendido de su cargo por unos 180 días. El juicio debe celebrarse en ese plazo.

• Si es declarado culpable, Temer es destituido. En ese caso, el Legislativo debe celebrar en 30 días una elección interna para elegir a un sucesor hasta fines de 2018, cuando acaba el mandato de Temer, que era originalmente el de la ex presidenta Dilma Rousseff.

Comentarios