Atentado en Londres
Martes 06 de Junio de 2017

Los terroristas islámicos de Londres tenían antecedentes y denuncias

La policía vigila a tres mil sospechosos y tiene una lista de 20 mil "fichados". La justicia ya liberó a los 12 detenidos luego del atentado del sábado

El gobierno británico identificó a los tres terroristas que atacaron el sábado en la noche en el centro de Londres, asesinado a 7 personas e hiriendo a otras 50. La policía ha identificado y dados a conocer las fotos de sólo dos de los tres terroristas: uno es un paquistaní con ciudadanía británica y otro un joven que está identificado a la vez como marroquí y libio. El debate estalló porque ambos estaban señalados por el servicio antiterrorista desde mucho antes del ataque. Incluso uno de ellos se había hecho conocido públicamente por exhibir su fanatismo por el Estado Islámico en las plazas y parques de Londres, donde había sido grabado por un canal de televisión. El jefe del grupo había recibido al menos dos denuncias de los vecinos por su radicalismo islamista, y el servicio de inteligencia lo había tenido bajo estudio en 2015, pero luego lo había descartado. La excusa de los servicios de inteligencia y contraterrorismo es bastante obvia: tienen tres mil sospechosos bajo vigilancia, pero no pueden detenerlos, ni vigilar a otros 20.000 "fichados". Casi a modo de ejemplo, los 12 detenidos en una serie de allanamientos realizados el domingo en barrio de Barking, de donde eran los terroristas, fueron todos liberados.

Antecedentes

Los identificados son Khuram Shazad Butt, de 27 años, británico nacido en Pakistán y ya conocido de las autoridades, según admitió la policía londinense. El segundo terrorista es Rachid Redouane quien ostentaba las nacionalidades marroquí y libia. De desconoce su edad, ya que dio dos fechas diferentes de nacimiento. Se calcula que tenía de 25 a 30 años. También usaba el nombre de Elkhdar y era un desconocido para las autoridades. El tercer atacante no ha sido identificado. Khuram Butt, conocido también como Abz, había sido denunciado dos veces: por un ama de casa de su barrio, que lo acusó de intentar lavar el cerebro a su hijo con sus ideas islámicas radicales (salafistas), y por un conocido que llamó a la "línea caliente" antiterrorista, escandalizado por sus palabras islamistas y proterroristas y su consumo en YouTube de vídeos de predicadores radicales. Además había sido expulsado de una mezquita de Londres hace dos años.

Por la televisión

Un dato que dejó perplejos a los británicos es que el año pasado el popular Channel 4 emitió un documental titulado "Los yihadistas de la puerta de al lado", fruto de dos años de grabaciones de radicales islámicos. En una escena, Khuram Butt aparece con otros individuos ataviados con túnicas y enarbolando una bandera negra del Estado Islámico en pleno Regent?s Park, uno de los parques céntricos de Londres, donde se levanta una de las mayores mezquitas del país. La policía los interrogó pero no los detuvo. Nacido en Pakistán e hijo de paquistaníes que llegaron buscando asilo, Butt estaba casado con otra originaria de Paquistán y acababa de ser padre de su segundo hijo. Trabajaba vendiendo pollo frito en el metro de Londres. Es bastante común entre la comunidad paquistaní de Londres dedicarse a la venta callejera de comida. Butt era instructor de taekwondo y pesas en un gimnasio musulmán, que separa estrictamente a hombres y mujeres. No hablaba con el sexo contrario por motivos religiosos y en vísperas del atentado invitó a a una fiesta algunos vecinos, que lo encontraron "eufórico". El terrorista vivía en un departamento de los servicios sociales del Estado y percibía un ingreso mensual de la Seguridad Social inglesa, al igual que el terrorista de Westminster de marzo pasado. El terrorista de Manchester también recibió un crédito de estudios, a pesar de que había dejado la universidad, y se cree que ese dinero estatal lo ayudó a costear el atentado.

Los procedimientos realizados el domingo, todos en el suburbio de Barking y en Newham, terminaron con los 12 detenidos libres. Los sopechosos son unos quince y resulta casi imposible no pensar en una red de apoyo, es decir, en una célula. Como en Manchester, la hipótesis del "lobo solitario" o en este caso de una banda de amigos sin contactos ni nexos, ha sido superada por las evidencias. El paquistaní Khuram incluso recibió una denuncia de un vecino, por sus proclamas extremistas islámicas. "Pero las autoridades no me dieron importancia. En los últimos dos años se había vuelto más extremista, una vez conversando de los atentados, el los justificó a todos".

Según el diario Daily Telegraph, el servicio contraterrorista había detectado una célula del Isis en el barrio de Barking el mes pasado. Discutían cómo usar You Tube para organizar un atentado con una van y cuchillos, tal como pasó el sábado a la noche. Los especialistas estaban monitoreando la célula en el este de Londres desde semanas antes del ataque.

Ante tantas evidencias y fallas de prevención, el gobierno alega que la tarea es ingente y sobrepasa sus capacidades: se vigila a tiempo completo a 3.000 sospechosos, pero hay 20.000 más fichados. Desde 2013 se han evitado 18 ataques terroristas, cinco desde el de Westminster del 22 de marzo.

Comentarios