El Mundo
Miércoles 26 de Julio de 2017

Los palestinos mantienen el boicot en Jerusalén pese al repliegue israelí

La decisión de retirar los detectores de metales en la Explanada de la Mezquita fue recibida con escepticismo por parte de los musulmanes

Tal como se anunció, la policía de Israel retiró durante la noche los arcos detectores de metales a la entrada de la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, medida que fue recibida con escepticismo por los palestinos. La decisión se tomó tras la ola de protestas palestinas por el aumento de las medidas de seguridad y pese a los esfuerzos de mediación internacionales. Se retiraron también las cámaras de vigilancia que se habían colocado en los accesos al lugar, sagrado tanto para israelíes como para palestinos. En su lugar se instalarán dispositivos más avanzados, en el marco de un plan de seguridad que costará 28 millones de dólares en los próximos seis meses. Se trataría de cámaras con dispositivos de reconocimiento facial.

Los palestinos recibieron la decisión israelí con gran desconfianza y con la preocupación de que las mujeres musulmanas puedan ser sometidas a controles o escáneres corporales más estrictos. La policía alega que no utiliza cámaras que violen la esfera privada y que tampoco pretende hacerlo, aseguró en un comunicado. Los palestinos anunciaron que por el momento mantendrán su boicot a la Explanada de las Mezquitas. Como forma de protestas muchos jóvenes musulmanes rezaron en los últimos días en las calles y las entradas de la Ciudad Vieja de Jerusalén. Ayer, un grupo de palestinos continuó en vigilia delante de la Puerta de los Leones, uno de sus accesos. Los palestinos insisten en un regreso total al «statu quo» anterior al 14 de julio, cuando tres atacantes árabes mataron a dos policías en ese lugar antes de ser abatidos. A raíz de ese incidente, Israel incrementó las medidas de seguridad.

La colocación de los detectores de metales puso a los palestinos y a parte del mundo islámico en pie de guerra y desató disturbios en los que murieron cuatro palestinos. En un atentado fueron asesinados además tres miembros de una familia de colonos judíos. El presidente palestino, Mahmud Abbas, cortó el viernes toda relación con Israel.

La Explana de las Mezquitas o "Al Haram al Sharif" para los palestinos es el tercer lugar más sagrado del islam, pues alberga la Cúpula de la Roca y la mezquita de Al Aqsa. En su interior pueden rezar sólo los musulmanes. Para los judíos, que lo denominan Monte del Templo, también es un lugar sagrado, ya que en este sitio se erigieron dos templos de la Antigüedad. Del último, destruido en el año 70 por los romanos, sobrevive su muro occidental, el llamado Muro de los Lamentos, donde tienen permitido rezar. Israel es el responsable de controlar la seguridad en sus alrededores.

El rey Abdulá IIde Jordania había presionado previamente al premier Benjamin Netanyahu para que retirara los detectores y cerrara así la crisis. El lunes se vivió una fuerte tensión ente los dos países a raíz de un ataque el domingo en la embajada israelí en Ammán. Allí un trabajador jordano atacó a un guardia de la embajada con un destornillador y lo hirió. El israelí respondió matándolo en defensa propia, pero por error abatió también a otro jordano no implicado en el ataque. Tras un tira y afloja por la salida del país del israelí —Jordania no se lo permitía por estar implicado en la muerte de dos ciudadanos del país— el guardia regresó finalmente el lunes a Israel.

Comentarios