Donald Trump
Miércoles 01 de Febrero de 2017

Los Oscar este mes y el Mundial 2026 ponen al magnate contra las cuerdas

Algunos nominados no podrán estar en la gala del cine por el veto migratorio. EEUU corre riesgo de ser apartado como posible sede de la Copa

Dos eventos que concitan la atracción de millones de personas en el mundo podrían verse alterados por el veto a la inmigración del presidente norteamericano Donald Trump. El primero ocurrirá pronto, dentro de cuatro semanas, y se trata nada más ni nada menos que de la gala de los Oscar. Literalmente, Donald Trump quedó contra las cuerdas. ¿La razón? La prohibición de viajar a Estados Unidos para personas de siete países mayoritariamente musulmanes, entre ellos Siria, Irán e Irak, afecta a ciertos nominados. El premiado cineasta iraní Asghar Farhadi, por ejemplo, y el protagonista de su película "The Salesman" (que compite en la categoría mejor filme de habla no inglesa), Taraneh Alidoosti, no podrán asistir a la gala.

La Academia de Hollywood manifestó su "extrema preocupación" por el decreto de Trump y señaló que desde el gremio apoyarán a cineastas y defensores de los derechos humanos en todo el mundo.

Ya a comienzos de enero pasado, la actriz Meryl Streep aprovechó el escenario de los Globos de Oro, que le rendían homenaje, para realizar un apasionado alegato contra Trump. Y el 26 de febrero, cuando se realicen los Oscar, podrían tomar la posta muchas otras estrellas y hacer hirientes alocuciones o críticas desde los micrófonos.

La Fifa decidirá

El otro acontecimiento para el que Estados Unidos podría sufrir un desenlace desafortunado es el Mundial de Futbol 2026, que por el momento no tiene sede pero se sabe que Estados Unidos, México y Canadá (como organización tripartita) corren con ventaja.

Hoy por hoy todo está alineado para que la Copa Fifa 2026 sea otorgada a la Concacaf (Confederación de Fútbol de América Central), que no organiza un Mundial desde hace 32 años cuando en el ínterin todas las otras regiones han realizado al menos uno.

La Concacaf piensa en un Mundial repartido entre EEUU, México y Canadá pero hay tres cuestiones que ya tomará en cuenta: una, que la sede será asignada en mayo del 2020 cuando Trump todavía esté en el poder; dos, que EEUU y México están enemistados como nunca por el probable muro que proyecta Trump; y tres, que la Fifa quiere que los gobiernos apoyen un torneo de un mes con 48 equipos: Vladimir Putin y el emir de Catar lo prometieron con tal de asegurarse ser sedes en 2018 (Rusia) y 2022 (Catar).

Los siete países a los que Estados Unidos impuso restricciones (Irak, Siria, Irán, Sudán, Libia, Somalia y Yemen) no son potencias futbolísticas pero ahora que habrá 48 equipos no se puede descartar a nadie y no sería de extrañar que alguno de ellos se clasificase.

¿Por qué le interesa la sede a EEUU donde el fútbol no es tan popular? El Mundial es el evento deportivo más visto en todo el mundo. La final tiene una audiencia de al menos mil millones de personas. Si la mayoría de los partidos se hace en Estados Unidos, que tienen la mejor infraestructura, se fijarán récords de asistencia y de ingresos para la FIFA.

Cientos de miles de personas irían a Estados Unidos para ver algunos de los 80 partidos a disputarse a lo largo de 32 días y el país tendrá la oportunidad de darle un fuerte impulso a un deporte que no termina de prender.

Con el nuevo formato de 48 países, México o Canadá no podrían organizar la justa solos. Estados Unidos sí, pero compartir el torneo con sus dos vecinos podría ser una forma más atractiva y diplomática de captar los votos de una FIFA donde impera la diversidad.

Las tensiones políticas entre México y Estados Unidos aumentaron tras el anuncio de Trump de que cumplirá su promesa de construir un muro en la frontera y lo pagará con un impuesto del 20 por ciento sobre las importaciones mexicanas. Después de ese anuncio, el presidente mexicano Enrique Peña Nieto suspendió una visita a Estados Unidos que tenía programada para esta semana.

Todavía no hay propuestas formales de repartir el torneo entre los tres países, pero nadie descarta esa posibilidad.

"Es algo que analizaremos. Tenemos muy buenas relaciones con México y Canadá", declaró el presidente de la federación estadounidense Sunil Gulati.

La seguridad, sin embargo, es clave en este tipo de justas que movilizan tanta gente y la Fifa tal vez no quiera correr el riesgo de repartir el Mundial entre países enemistados.

La Fifa logró resolver problemas de visa presentados en el pasado e incluso le dijo a Rusia que debía suavizar los procesos de concesión si quería ser sede en 2018.

Comentarios