El Mundo
Domingo 07 de Mayo de 2017

Los franceses eligen a su presidente entre dos modelos irreconciliables

El centrista Macron parte como favorito frente a la ultranacionalista Le Pen, aunque el resultado podría dictarlo la participación electoral

Apertura frente a aislacionismo, reformas versus proteccionismo: la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Francia hoy entre el joven centrista Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine Le Pen implicará una toma de posición clave para toda Europa, por lo que los electores franceses tienen en sus manos también el futuro de la Unión Europea (UE). Aunque Macron aparezca como favorito en todas las encuestas, sigue habiendo incertidumbre. Una victoria de Le Pen, de 48 años, sería un terremoto: la candidata del Frente Nacional (FN)sopla como un huracán contra pilares considerados la base de la Europa tal como la conocemos, como la propia Unión, el euro o el espacio Schengen de libre circulación de personas.

Por el contrario, Macron es visto por Bruselas, Berlín y hasta por el ex presidente estadounidense Barack Obama como la esperanza de renovación. Pero aunque el dirigente de 39 años que promete romper con las estructuras anquilosadas finalmente resulte victorioso, será imposible ocultar que Francia se encuentra sumida en una grave crisis política. Aunque se imponga de forma clara, las profundas divisiones no podrán cerrarse con rapidez. Además, para muchos franceses Macron no es más que el mal menor.

Si cerca del 80 por ciento de los censados acuden a ejercer su derecho, como sucedió en la primera vuelta hace dos semanas, las encuestas auguran una holgada victoria por más de veinte puntos de Macron frente a Le Pen. Sin embargo, es una incógnita qué sucedería con una abstención alta acompañada por un aumento exponencial del voto en blanco, una circunstancia que se contempla por el rechazo que producen ambos candidatos en algunos sectores de la sociedad. Unos 35 millones de franceses están llamados a las urnas.

Crecimiento del FN

Tras años de continuo ascenso, el FN se ha convertido en un partido que no puede ser ignorado. Hace 15 años, el conservador Jacques Chirac pudo permitirse negarse a aparecer en un debate televisivo con el entonces líder y candidato Jean-Marie Le Pen, el padre de Marine Le Pen.

Eso ya no es posible ahora. Emmanuel Macron subió al ring, aguantó las andanadas de la ultraderechista y devolvió los golpes, por ejemplo llamándola "parásito" del sistema que ella afirma querer erradicar. El nivel de insultos del debate entre los dos candidatos al Elíseo a pocos días de los comicios no tuvo parangón.

El diario Le Monde calificó a Le Pen como una imitadora del presidente estadounidense, Donald Trump, y después del agresivo debate publicó una lista con "19 mentiras de Marine Le Pen", por ejemplo la afirmación de que el euro ya fue introducido en 1993, cuando no funcionó como moneda de cuenta hasta 1999. Le Pen se defendió después asegurando que sus palabras fueron "el eco de la violencia social" que se vive en el país. La candidata se autodeclara la voz del pueblo que se ve perjudicado por la globalización. Sus duros ataques contra la inmigración, Bruselas y el supuesto dominio de Alemania en Europa tendrán su efecto, sobre todo si en las elecciones legislativas de junio el FN obtiene suficientes votos para formar un grupo parlamentario propio.

Esta campaña a las elecciones ha dejado una huella imborrable en Francia. La lucha por llegar hasta el final estuvo plagada de escándalos y giros inesperados sin precedentes en la V República fundada en 1958.

El sistema de partidos tradicionales se estrelló contra un muro. Los socialistas y los conservadores, que llevan décadas alternándose en el poder, quedaron fuera en la primera vuelta. Después de los mandatos del conservador Nicolas Sarkozy (2007-2012) y del socialista François Hollande, que dejará ahora el Elíseo, los observadores hablan de los 10 años perdidos para Francia. Ni el hiperactivo "Sarko" ni Hollande, acusado de pasividad, consiguieron volver a poner en marcha un país que necesita reformas.

Muchos franceses se sienten dolidos por haber perdido su papel protagonista en el mundo, algo que la extrema derecha suele aprovechar para captar votos. Le Pen acusa del declive a Bruselas, quiere "arrancar Europa de las garras de la Unión Europea" y devolver a su país "su soberanía", entre otros reintroduciendo el franco como moneda.

El abismo entre Le Pen y Macron es profundo, muy profundo. "Soy el candidato de una Francia fuerte en una Europa protectora", es su credo. El dirigente es europeísta pero exige a la vez cambios, como un reforzamiento de la eurozona. Si gana tendrá que actuar para reducir el desempleo, el descontento social y convencer a sus compatriotas cansados de Europa. Ya se prevé que aunque se imponga su programa de reformas liberales enfrentará durísima oposición, sobre todo de los ciudadanos de izquierdas, que creen que es el camino equivocado. Muchos temen que si fracasa con su movimiento En Mache! (En Marcha), creado hace apenas un año, no hará más que dejarle el terreno expedito a un éxito de Le Pen dentro de cinco años.

Voto adelantado

Entretanto, ayer comenzó la votación en los territorios franceses de ultramar, de la Polinesia, América del Sur y el Caribe, y en los consulados galos de todo el mundo, incluyendo en los tres que se encuentran en Argentina, Buenos Aires, Córdoba y Mendoza. Hoy en la Francia continental se votará a partir de las 8 (3 de Argentina) y hasta las 19 (14 de Argentina), aunque en París y otras grandes ciudades los centros de voto cerrarán una hora más tarde, a las 20. A partir de esa hora los medios franceses, que trabajan conjuntamente con las principales encuestadoras del país, avanzarán el resultado en base a proyecciones de boca de urna.

En alerta. Miles de efectivos controlarán la seguridad de los comicios.

Comentarios