El Mundo
Sábado 16 de Septiembre de 2017

Le niegan el hábeas corpus a dos empresarios clave en el caso Lava Jato

La Justicia rechazó el pedido de los hermanos Batista, titulares de J&F, el grupo empresarial al cual pertenece el imperio de la carne JBS

La Justicia brasileña negó el pedido de hábeas corpus solicitado por Joesley Batista, el empresario por cuyo acuerdo de cooperación con la Justicia se desató el escándalo de corrupción en torno del presidente Michel Temer, y de su hermano.

   La Justicia rechazó el pedido de los hermanos Batista, titulares de J&F, el grupo empresarial al cual pertenece el imperio de la carne JBS, investigados por la venta de acciones de esa empresa poco tiempo después de que se hiciera público el contenido del acuerdo de cooperación con la Justicia de Joesley ("delación premiada"), informó el portal "G1".

   Asimismo, Joesley fue trasladado a Sao Paulo desde Brasilia, donde estaba detenido desde el domingo, para declarar hoy ante la Justicia en el marco de esta investigación, mientras que su hermano está detenido desde el miércoles y debe declarar en los próximos días. Joesley Batista se entregó el domingo a la Policía, después de que el el fiscal general de Brasil, Rodrigo Janot, pidiera su captura.

   Janot rescindió el acuerdo con el empresario al considerar que omitió informaciones relevantes al firmar la "delación premiada", lo que habría violado las condiciones impuestas por la Fiscalía para otorgarle beneficios a cambio de sus testimonios y pruebas. Además, el fiscal lo incluyó en la segunda denuncia que realizó la víspera por corrupción contra el presidente Temer ante la Corte Suprema, al acusar a ambos de "obstrucción a la Justicia". Según el fiscal, Joesley y Temer habrían actuado de forma conjunta para logar el silencio del ex diputado Eduardo Cunha, aliado de Temer y condenado por cargos de corrupción, y el de un financista próximo al partido de Temer, el PMDB, también detenido e investigado por su supuesta participación en tramas de corrupción. La primera denuncia contra Temer, a finales de junio, estaba basada en un testimonio de Batista. Este admitió que el grupo empresarial J&F pagó sobornos durante años al partido de Temer para asegurarse su apoyo político. Temer niega los cargos y rechaza dimitir pese a la crisis institucional que afecta a Brasil.

   Joesley Batista declaró que está preso "porque se metió con los dueños del poder". "Mi prisión pedida por Janot fue un acto de cobardía. Me metí con los dueños del poder y ahora estoy aquí. Pago por haber delatado al poder", declaró Batista ante la Justicia en el marco de la operación "Acerto de Contas" ("Arreglo de Cuentas"), una rama del frondoso árbol del Lava Jato. Batista es uno de los empresarios más grandes del Brasil.

Comentarios