El Mundo
Martes 30 de Mayo de 2017

La Policía Federal brasileña criticó al nuevo ministro de Justicia de Temer

Torquato Jardim, quien estará al mando de la fuerza policial clave en las investigaciones judiciales, ha criticado el explosivo caso del Lava Jato

La asociación de investigadores de la Policía Federal de Brasil expresó preocupación sobre cómo se manejarán las investigaciones anticorrupción del caso Lava Jato y otras bajo el mando del amigo personal del presidente Michel Temer, Torquato Jardim, nuevo ministro de Justicia. Jardim, quien supervisará a los investigadores y a otros miembros de la Policía Federal, institución que bajo órdenes de la Justicia lleva adelante las investigaciones más sensibles contra la clase política brasileña, criticó previamente la operación Lava Jato, la que se ha expandido para incluir los masivos sobornos de la constructora Odebrecht en toda Latinoamérica (ver aparte). También hubo críticas de parte del tribunal electoral, que en breve podría destituir a Temer. "No somos un juguete" del presidente, advirtió ayer el titular del máximo tribunal electoral, apuntando al hecho que el nuevo ministro de Justicia integró ese organismo judicial.

Jardim fue designado nuevo ministro de Justicia por Temer, quien es investigado por obstrucción a la justicia y corrupción por el Tribunal Supremo,dado que tiene fueros. El impopular mandatario ha visto reducido su respaldo en el Congreso ante la creciente presión para que deje el cargo. El ministro previo, Osmar Serraglio, que fue criticado también por la asociación, había estado bajo presiones para renunciar tras ser vinculado a una investigación de corrupción en el negocio de la carne (el caso Carne Fraca, Carne Débil).

El sindicato de los federales declaró en un comunicado que sus miembros no tenían idea de que Temer iba a designar a Jardim. Añadieron los federales que el cambio de titulares en el ministerio de Justicia "genera preocupación e incertidumbre ante la posibilidad de interferencia en el trabajo que realiza la Policía Federal". Además,Jardim es el tercer ministro de Justicia de Brasil en alrededor de un año y en el pasado reciente criticó las investigaciones, operativos y estrategias de la Policía Federal.

El nuevo ministro era miembro de la principal corte electoral del país, que el 6 de junio comenzará un juicio en el que podría destituir a Temer por financiamiento ilegal de campaña, así como despojar a la ex presidenta Dilma Rousseff de su derecho a postularse a la presidencia hasta por ocho años. El caso que investiga el máximo golpeará así tanto al PT de Rousseff como a la derecha de Temer. El juez del Supremo Tribunal Federal Gilmar Mendes, quien actúa como presidente de siete magistrados de la corte electoral, remarcó que no depende de los jueces resolver la crisis política. "El juicio será sobre asuntos legales", recalcó Mendes, quien ha sido amigo de Temer. Mendes defendió la designación de Jardim, al afirmar que "es muy respetado y sin duda hará un buen trabajo". Pero Mendes advirtió también al presidente Temer de que el tribunal electoral "no es un juguete del gobierno", cuando faltan siete días para el veredicto que puede destituir al jefe del Estado.

El "juicio electoral" se iniciará el próximo 6 de junio y, en caso de condena, Temer será destituido, aunque puede apelar y permanecer en el cargo hasta que la sentencia quede firme. Los aliados de Temer, que negocian una sucesión mediante elección indirecta en el Congreso, pusieron esa fecha como clave para definir si siguen apoyando a Temer. Este empezó a decir que el juicio podría postergarse en caso de que algún juez pueda pedir 'vista' del proceso, un cuarto intermedio sin plazo, para analizar el expediente.

Comentarios