El Mundo
Viernes 15 de Septiembre de 2017

La policía allana la vivienda del ministro de Agricultura y "rey de la soja" de Brasil

Blairo Maggi está acusado de participar de un esquema de sobornos entre 2007 y 2010 en el Estado de Mato Grosso, del que fue gobernador

La policía de Brasil allanó ayer la casa del ministro de Agricultura, Blairo Maggi, uno de los más importantes productores del agro de ese país, quien fue acusado por un ex gobernador de formar parte de una red de corrupción. Los agentes allanaron la residencia de Brasilia tras un pedido del Supremo Tribunal Federal (Corte Suprema) y de la Fiscalía, informaron fuentes oficiales. Maggi fue acusado por el ex gobernador de Mato Grosso, Silval Barbosa, de participar entre 2007 y 2010 en una trama de corrupción del Estado, de pagar sobornos para diputados regionales con el fin de garantizar el apoyo al gobierno y de obstruir el accionar de la Justicia a través del chantaje de testigos.

La Policía Federal informó en un comunicado que se están realizando búsquedas de documentos y dinero en efectivo en 64 direcciones, muchas de ellas ligadas a empresas o personas directamente relacionadas con el ministro Maggi. Los agentes se presentaron a primeras horas del día en la residencia de Maggi en la parte sur de Brasilia y se retiraron poco antes del mediodía local con una computadora y un sobre con documentos. La mayoría de las requisas se llevaron a cabo en Mato Grosso (centro-oeste), un rico Estado agrícola, del cual Maggi, de 61 años, fue gobernador de 2003 a 2006. El alto funcionario fue posteriormente sustituido por Silval Barbosa, preso hace dos años. Maggi había sido escogido por el presidente Michel Temer para liderar las negociaciones con la Unión Europea y China, que en marzo anunciaron el bloqueo de las importaciones de carnes brasileñas.

Delación premiada

Silval Barbosa reveló a las autoridades judiciales detalles de la existencia de una organización criminal en la cúpula de ese Estado, a cambio de una reducción de su condena, y entregó unas impactantes imágenes de varios políticos recibiendo fajos de dinero provenientes de la corrupción. Maggi es investigado en el caso Petrobras por haber recibido 12 millones de reales (unos 4 millones de dólares) para su reelección como gobernador en 2006. Barbosa acusó al ahora ministro de pagar a un testigo para que cambiara la versión de su declaración en el marco de un proceso que investigaba una trama de corrupción en ese Estado.

El político y terrateniente, apodado "el rey de la soja", negó terminantemente cualquier acto ilícito, y ayer volvió a proclamar su inocencia en un comunicado divulgado al mediodía. "Nunca cometí o autoricé acciones (...) para obstruir a la justicia" y "jamás utilicé medios ilícitos en mi vida pública ni en mis empresas", afirma la nota.

Diez ministros del presidente Temer están siendo investigados en el Supremo Tribunal Federal (STF) y el propio mandatario fue denunciado por corrupción por la Fiscalía, aunque la acusación fue rechazada por la Cámara baja.

Investigación a Temer

Al respecto, el fiscal general, Rodrigo Janot denunció ayer penalmente a Temer por los delitos de obstrucción de la justicia y asociación ilícita, en una causa por desvío de dinero público y privado que involucra cerca de 150 millones de dólares. Como en la primera denuncia hace tres meses, el Congreso tendría que levantar la inmunidad del presidente con una mayoría de dos tercios para que pueda ser juzgado. El paso es improbable, porque los aliados del líder conservador controlan ampliamente la Cámara.

El Congreso se negó a comienzos de agosto a permitir que Temer vaya a juicio por la primera denuncia, en medio de los graves escándalos de corrupción que sacuden al gigante sudamericano desde hace tiempo.

Además de a Temer, Janot denunció a otros seis miembros de su conservador Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), entre ellos a los ex colaboradores del mandatario Geddel Vieira Lima y Rodrigo Loures, así como al ex presidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha.

Brasil está sumido desde hace años en una serie interminable de escándalos de corrupción. Las investigaciones de la Justicia apuntan a la existencia durante años de un aparato de financiación política y de gobernanza que se basaba en el pago sistemático de sobornos por parte de empresas interesadas en obtener contratos o apoyo del Estado. El escándalo más grande es el bautizado como "Lava Jato" ("Lavado de autos"), centrado en una red corrupta en torno a la petrolera Petrobras. Por esa causa están siendo investigados ex presidentes, ministros y diputados. El ex presidente de izquierdas Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) ya fue condenado en primera instancia a nueve años y medio de cárcel y está a la espera de la revisión de la sentencia.

Comentarios