El Mundo
Miércoles 19 de Julio de 2017

La oposición prepara la designación de su propio Tribunal Supremo de Justicia

Los opositores critican los nombramientos hechos en diciembre de 2015 por el Parlamento saliente, de mayoría oficialista.

La Asamblea Nacional de Venezuela (Congreso), controlada por la oposición, profundizó su enfrentamiento con el gobierno del presidente Nicolás Maduro al aprobar el informe final que avala la votación de nuevos magistrados para el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que tendrá lugar el viernes. El diputado opositor Carlos Berrizbeitia, quien presidió la comisión encargada del proceso de designaciones, explicó que los nuevos jueces "pasarán a suplir a los llamados magistrados exprés que fueron nombrados violando la ley" en diciembre de 2015 por el entonces Parlamento oficialista.

"El comité de postulaciones judiciales de la Asamblea Nacional, cumpliendo con el mandato que le fue asignado(...)Vamos a cumplir con nuestra obligación, cumpliendo con la ley y la Constitución, de nombrar los nuevos magistrados del TSJ", explicó Berrizbeitia.

La votación ocurrió apenas dos días después de que la oposición realizara una consulta popular no reconocida oficialmente en la que casi 7,6 millones de votantes, sobre un total de 20 millones, sufragaron contra la celebración de una Asamblea Constituyente impulsada por Maduro. Berrizbeitia indicó que el proceso de concurso y postulaciones redujo la lista final de candidatos a magistrados a 99 personas, que dará lugar a la votación final para elegir a los nuevos jueces el viernes. Los nuevos jueces pasarán a ocupar los lugares de los 13 magistrados principales y 20 suplentes, sobre un total de 32 principales y suplentes. El legislador dijo que, entre otras irregularidades,"un diputado de la bancada del gobierno (Calixto Ortega) votó por él mismo para ser magistrado" en la Sala Constitucional, mientras la mayoría de los magistrados "exprés" carecían de experiencia como jueces. Sin embargo, el Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, y el Controlar General, Manuel Galindo, se pronunciaron en contra de la "pretensión de crear instancias paralelas a las establecidas por el Estado venezolano".

Los opositores critican que los nombramientos hechos en diciembre de 2015 por el Parlamento saliente, de mayoría oficialista, ocurrieron apenas dos semanas después de las elecciones parlamentarias que se saldaron con el triunfo de la oposición. Sostienen que el Congreso saliente debió disolverse tras las elecciones y denuncian que la maniobra apuntaba a blindar el control del oficialismo sobre el poder judicial.

Comentarios