El Mundo
Martes 04 de Abril de 2017

La OEA habilitó la aplicación de la Carta Democráticaa Venezuela

Luego de una tormentosa sesión que Bolivia intentó boicotear sin éxito, 21 países alertaron de la "grave alteración inconstitucional"

La Organización de Estados Americanos (OEA) declaró anoche una "grave alteración inconstitucional" en Venezuela y resolvió implementar medidas diplomáticas para restaurar de manera pacífica el "orden democrático" en ese país. De este modo quedó activada la Carta Democrática Interamericana. La OEA pudo deliberar pese a un intento de boicot de Bolivia.

La resolución fue aprobada por los 21 países presentes, sobre los 34 Estados de la OEA. Se abstuvieron Belice, Bahamas, República Dominicana y El Salvador. Caracas reaccionó de inmediato, denunciando una "destrucción" de la OEA.

La sesión había sido convocada por 20 países con carácter de urgencia para discutir el caso venezolano, ante la crisis generada por el máximo tribunal de ese país de atribuirse todas las facultades legislativas y retirar la inmunidad a los parlamentarios, en fallos luego parcialmente anulados. La resolución, impulsada por Estados Unidos, México, Canadá, Argentina, Brasil, Chile y Colombia entre otros, declaró que las sentencias "son incompatibles con la práctica democrática y constituyen una violación del orden constitucional" de Venezuela. Aunque reconocieron la revisión parcial de las decisiones por el tribunal, los países instaron al gobierno venezolano a asegurar la "plena restauración del orden democrático".

La organización también resolvió acompañar la situación venezolana mediante la implementación de "mecanismos interamericanos" para la "preservación de la democracia" en Venezuela, conforme a la Carta Democrática Interamericana. "La Carta Democrática ha sido de nuevo activada", dijo el embajador colombiano, Andrés González. Efectivamente, en el punto 3 de la resolución, se decide "implementar mecanismos establecidos para la preservación de la democracia, de conformidad con la Carta de la OEA y la Carta Democrática Interamericana".

Creada por consenso de la OEA en 2001, la Carta Democrática Interamericana fija mecanismos graduales para intervenir en un Estado miembro ante el caso de "una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático", tal como es hoy el caso de la Venezuela chavista. En caso extremo podrían terminar con la suspensión del país de la OEA.

En la sesión, la canciller argentina Susana Malcorra, a cargo de la presidencia pro tempore del Mercosur, acotó que el esfuerzo diplomático para mediar en Venezuela "no es en ningún sentido injerencista". La reunión del Consejo Permanente, la tercera en una semana sobre la crisis venezolana, estuvo a punto de no ocurrir por el boicot activo de Bolivia. Tras asumir formalmente la presidencia del Consejo Permanente ayer, Bolivia decidió suspender la sesión, argumentando que la convocatoria había sido "inconsulta" y denunciando "imposiciones". Que haya sido "inconsulta" resulta muy dudoso cuando 20 países pidieron la sesión. Por eso, una mayoría de países protestó contra la decisión boliviana y acordó proseguir, superando el quorum necesario (al menos 12 Estados) y aplicando un artículo del reglamento del Consejo que faculta al embajador más antiguo a cubrir la ausencia del presidente. De esa manera, el diplomático hondureño Leonidas Rosa Bautista se prestó para dirigir el debate. "De nuevo OEA convertida en Ministerio de Colonias. Se produce un golpe institucional al impedir el ejercicio de la presidencia de Bolivia", protestó el presidente boliviano Evo Morales.

"Venezuela denuncia un hecho sin precedentes dirigido a la destrucción de la OEA, mediante el cual un grupo de gobiernos en complicidad con la secretaría general, han perpetrado la toma de la presidencia del Consejo Permanente para imponer a la organización y a los demás Estados miembros su propia agenda ilícita", señaló la cancillería venezolana. Las representaciones de Caracas y sus aliados Bolivia y Nicaragua denunciaron un "golpe de Estado" contra la organización y abandonaron la sala en la sede de la OEA en Washington.

El fin de semana el Mercosur exhortó a Venezuela a garantizar la separación de poderes y a respetar el cronograma electoral suspendido desde el año pasado. En respuesta, el presidente Nicolás Maduro advirtió que Venezuela "no se deja ni se dejará agredir" por la OEA ni el Mercosur. La declaración de Mercosur marcó un cambio de Uruguay, a lo que Maduro respondió acusando al canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa de "coordinar" con Estados Unidos "agresiones" contra Venezuela. Ayer el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, pidió a Maduro que presente "pruebas" de la acusación o "se retracte públicamente".

Brutal agresión

En Venezuela, en tanto, continúa la violencia sobre los opositores. Cuatro personas, incluyendo dosdiputados de la oposición, resultaron heridas en unaprotesta en Caracas. Los diputados heridos son Juan Requesens y José Brito. La Asamblea Nacional denunció que sus diputados fueron nuevamente agredidos por "grupos parapoliciales", los temidos "colectivos" chavistas. Brito sufrió heridas en el pecho, con fractura de una costilla. "Pudimos asistir al diputado, con múltiples contusiones. Tiene una fractura del octavo arco costal y necesita reposo absoluto para evitar el desplazamiento de esta costilla, lo que podría ocasionar una perforación pulmonar u otra lesión mucho más grave", explicó un médico de la oposición. Requesens, en tanto, fue golpeado con una botella en la frente y sufrió un corte del que sangró profusamente. Su imagen con una tremenda herida en la frente se viralizó rápidamente y causó indignación y estupor.

Comentarios