El Mundo
Lunes 27 de Marzo de 2017

La OEA debatirá la eventual suspensión de Venezuela

La Organización de los Estados Americanos (OEA) abordará desde hoy la crisis de Venezuela, en un momento de gran tensión entre el gobierno chavista del presidente Nicolás Maduro y el secretario general, Luis Almagro, quien ha pedido la suspensión de Caracas si no llama rápidamente a elecciones.

La Organización de los Estados Americanos (OEA) abordará desde hoy la crisis de Venezuela, en un momento de gran tensión entre el gobierno chavista del presidente Nicolás Maduro y el secretario general, Luis Almagro, quien ha pedido la suspensión de Caracas si no llama rápidamente a elecciones. En Venezuela no hay elecciones desde que en diciembre de 2015 la oposición ganó en forma arrasadora las parlamentarias nacionales. Organismos dominados por el gobierno han suspendido desde entonces las elecciones a gobernadores, que por ley y mandato constitucional debían hacerse en 2016, y el referendo revocatorio del cargo de Maduro, convocado por la oposición y previsto asimismo en la Constitución. Catorce países, entre ellos Argentina, han reclamado formalmente que Venezuela libere a los presos políticos y convoque de inmediato a elecciones libres.

Hoy, la canciller venezolana Delcy Rodríguez hablará ante el Consejo Permanente. Mañana, la OEA abordará en sesión extraordinaria del Consejo Permanente "la situación en Venezuela", a petición de 18 Estados miembros. La sesión ha sido convocada a petición de Argentina, Bahamas, Barbados, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía y Uruguay. Estas dos citas se producen después de que Almagro publicara el pasado 14 de marzo un duro informe sobre la situación política, social, económica y humanitaria en Venezuela.

Almagro acusó a Venezuela de violar todos los artículos de la Carta Democrática Interamericana, dio por fracasado el diálogo entre el gobierno y parte de la oposición y recomendó suspender al país de la organización si no convoca elecciones. La gravísima situación de derechos políticos y civiles en Venezuela avala la petición de Almagro, según informes de organismos como Amnistía Internacional y la CIDH de la OEA. Venezuela es prácticamente la única democracia de América latina que mantiene al menos un centenar de opositores políticos detenidos, en muchos casos en condiciones aberrantes que lesionan la salud de los presos.

Además de analizar el informe de Almagro, está previsto que se debata sobre la declaración emitida el jueves por 14 países —entre los que destacan México, Brasil, Colombia, Argentina, Canadá y Estados Unidos— que deja abierta la posibilidad de suspender a Venezuela de la OEA.

No está previsto que los Estados miembros voten esta semana si se inicia el proceso para aplicar la Carta Democrática. Para que se llegue a suspender a Venezuela hay que pasar por un largo proceso. Sería necesaria la convocatoria a un Consejo Permanente, que éste convoque una Asamblea General y que dos tercios respalden la medida. La suspensión entraría en vigor de inmediato. Esto ocurrió en 2009 con Honduras. El artículo 20 de la Carta establece que "en caso de que en un Estado miembro se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático, cualquier Estado miembro o el secretario general podrá solicitar la convocatoria inmediata del Consejo Permanente (...) y adoptar las decisiones que estime conveniente". Maduro se opone con el argumento de que supondría una "injerencia" en asuntos internos. de Venezuela.

Ataque en Caracas

La alcaldesa de Caracas, Helen Fernández, denunció ante un fiscal que fue atacada por una banda armada del chavismo, en el oeste de la capital. "Fui objeto de un atentado contra mi vida. Me interceptaron 20 personas de un colectivo de los que maneja Nicolás Maduro", explicó. El presidente no se pronunció.

Las evidencias de este asalto son un coche con los vidrios rotos —producto de la violenta arremetida— y unos cuantos testimonios. Richard Blanco, un diputado del partido opositor Alianza Bravo Pueblo, relató que solo tres de los agresores estaban encapuchados. "Tenían armas de guerra, propias del Ejército. Nos decían que eran dueños de Casalta. Nos robaron, secuestraron y amenazaron. Esta es gente pagada por Jorge Rodríguez, alcalde del municipio Libertador (Caracas), y Maduro", dijo a El País.

Los colectivos, apoderados del oeste de Caracas, son sindicados de ser la principal fuerza de choque del chavismo. Hace una semana, los vecinos del centro de Caracas fueron amedrentados por un grupo armado cuando manifestaron contra la ocupación de panaderías ordenada por el Gobierno. En 2014, la oposición también denunció las violentas embestidas de los colectivos en las protestas contra Maduro. Pocos son los detenidos por estos asaltos.

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática ha expresado su repudio al ataque en un comunicado. Pero Maduro no ha condenado hasta ahora esta acusación de la alcaldesa Fernández.


Comentarios