El Mundo
Miércoles 15 de Marzo de 2017

La Justicia volvió a desafiar a Trump y suspendió su nuevo veto migratorio

La medida se cayó horas antes de que entrara en vigor.

El juez federal Derrick Watson suspendió hoy temporalmente el nuevo veto migratorio decretado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tras escuchar los argumentos de las autoridades de Hawai, el primer Estado que desafió la medida, y a sólo horas de que la prohibición contra refugiados y ciudadanos de países de mayoría musulmana comenzara a regir.
El nuevo decreto de Trump mantenía el veto para ingresar al país para todos los refugiados por 120 días y establece una prohibición de tres meses para los ciudadanos de seis países de mayoría musulmana: Irán, Somalia, Sudán, Siria, Yemen y Libia.
A diferencia del veto anterior, esta vez Trump había decidido exceptuar a Irak, país aliado de Washington después de la invasión estadounidense de 2003 y la posterior ocupación militar que duró hasta 2011.
En la audiencia de hoy en Hawai, los abogados del gobierno de ese estado argumentaron que la nueva medida, igual que la anterior, seguía siendo inconstitucional porque atenta contra la libertad religiosa protegida en la primera Enmienda de la Constitución.
Según explicaron, es evidente que el decreto se dirige específicamente contra los musulmanes.
Los representantes del gobierno de Hawai también sostuvieron que la medida de Trump dañaría al turismo en la isla y al sector empresarial y universitario, ya que impediría reclutar personal extranjero.
Por su parte, los abogados del gobierno de Trump argumentaron que el presidente tiene plena capacidad para determinar la política migratoria del país y que los argumentos del estado de Hawai no son más que "especulaciones".
Mientras la juez federal de Hawai, nominada originalmente por Barack Obama, imponía el primer fallo contra el nuevo veto migratorio de Trump, en Maryland, otro juez federal, Theodore D. Chuang, escuchaba los argumentos de la administración central y de organizaciones defensoras de los refugiados por el mismo tema.
Al terminar la audiencia, anunció que emitirá un fallo "posiblemente hoy, pero no necesariamente".
Al mismo tiempo, en el Estado de Washington, el juez federal James Robart, comenzaba otra audiencia para discutir el nuevo veto migratorio.
La multiplicación de audiencias sobre este tema se debe a que desde que Trump anunció la firma de su nuevo decreto antinmigratorio, la oposición no paró de crecer y multiplicarse, hasta incluir gobiernos estatales, asociaciones religiosas, defensores de derechos civiles y todo un arco heterogéneo de personas y grupos muy similar al que se movilizó hace poco más de un mes para frenar el primer decreto presidencial que apuntó contra la comunidad musulmana.
Al escuchar la noticia del fallo en Hawai, el fiscal general de Washington y el funcionario que encabeza el recurso contra el decreto de Trump en ese estado, Bob Ferguson, celebró la decisión del juez Watson y dijo que son "buenas noticias" para todo el país.
"Es muy emocionante. En este punto es un esfuerzo de equipo con múltiples juicios en múltiples estados", aseguró Ferguson, quien también batalló -con éxito- contra el primer veto migratorio de Trump.
A diferencia del segundo veto migratorio que fue anunciado a principio de mes, el primero fue ejecutado de inmediato, sin avisarle a las fuerzas de seguridad involucradas y al propio Congreso. Esto provocó un caos, especialmente cuando comenzaron a conocerse las noticias de detenciones de extranjeros y hasta de residentes legales de Estados Unidos en los principales aeropuertos del país. Las protestas y el repudio se hicieron escuchar enseguida e, inclusive, superaron las fronteras nacionales.
Esta vez, el gobierno de Trump intentó ser más prolijo. Pero también chocó con la Justicia.

Comentarios