El Mundo
Domingo 25 de Junio de 2017

La grabación que inculpa al jefe de Estado no fue manipulada ni fraguada

El audio de la conversación entre Michel Temer y el directivo de la JBS, Joesley Batista que incrimina al mandatario no fue editado, concluyó una pericia de la Policía Federal de Brasil, informó Folha de Sao Paulo. El análisis de la grabación terminó el viernes y tanto el Supremo Tribunal Federal como el Ministerio Público ya fueron informados. Difundida en el marco de un acuerdo de delación premiada suscrito entre Batista y la Justicia, la grabación y las declaraciones del empresario de la JBS dieron pie a la apertura de investigaciones contra Temer por corrupción pasiva y obstrucción a la justicia. Temer puso en duda la veracidad del audio. Un perito contratado por su defensa afirmó entonces que la fiscalía general era "ingenua" e "incompetente" al fundamentar su investigación en esta evidencia. Otro perito, contratado por la Folha antes, también puso en tela de juicio el sonido y afirmó que tenía más de 50 ediciones. Folha publicó otra pericia privada que concluyó que solo es posible evaluar la autenticidad del audio teniendo acceso al grabador original.

El audio de la conversación entre Michel Temer y el directivo de la JBS, Joesley Batista que incrimina al mandatario no fue editado, concluyó una pericia de la Policía Federal de Brasil, informó Folha de Sao Paulo. El análisis de la grabación terminó el viernes y tanto el Supremo Tribunal Federal como el Ministerio Público ya fueron informados. Difundida en el marco de un acuerdo de delación premiada suscrito entre Batista y la Justicia, la grabación y las declaraciones del empresario de la JBS dieron pie a la apertura de investigaciones contra Temer por corrupción pasiva y obstrucción a la justicia. Temer puso en duda la veracidad del audio. Un perito contratado por su defensa afirmó entonces que la fiscalía general era "ingenua" e "incompetente" al fundamentar su investigación en esta evidencia. Otro perito, contratado por la Folha antes, también puso en tela de juicio el sonido y afirmó que tenía más de 50 ediciones. Folha publicó otra pericia privada que concluyó que solo es posible evaluar la autenticidad del audio teniendo acceso al grabador original.

Los peritos del Instituto Nacional de Criminalística detectaron más de 180 interrupciones "naturales" en la grabación, producto del mecanismo del grabador que pausa automáticamente si no detecta ruido, dijo la publicación citando al informe oficial de la policía que indicó que no hay signo de fraude o edición.

Mañana la Policía Federal de Brasil entregará a la Corte Suprema tanto este laudo técnico como el informe de la investigación sobre obstrucción a la justicia.

Comentarios