El Mundo
Jueves 09 de Marzo de 2017

La filtración de Wikileaks causa alarma en EEUU y dudas en Alemania

La masiva filtración de documentos de la agencia de espionaje CIA con la que la organización Wikileaks acusó ayer a Estados Unidos de hackear celulares, computadoras y hasta smart TVs provocó ayer preocupación en Washington.

La masiva filtración de documentos de la agencia de espionaje CIA con la que la organización Wikileaks acusó ayer a Estados Unidos de hackear celulares, computadoras y hasta smart TVs provocó ayer preocupación en Washington, dudas en Berlín, donde estaría uno de los centros de este programa clandestino, y desmentidas de empresas tecnológicas afectadas por la denuncia, como Apple y Samsung.

Según estos documentos secretos, entre 2013 y 2016, la CIA lanzó docenas de ciberataques usados como armas, que explotan las debilidades de un amplio rango de compañías y productos de Europa y Estados Unidos. Los objetivos eran los celulares iPhone de Apple, los teléfonos Android de Google, el sistema Windows de Microsoft y hasta los televisores de Samsung, que pueden convertirse en micrófonos encubiertos mediante un software elaborado en colaboración con el MI5, la agencia de espionaje interno británico. Wikileaks explicó que este programa de espionaje, bautizado Año Cero, funciona desde "una red aislada y de alta seguridad situada en el Centro de Inteligencia Cibernética de la CIA en Langley, Virginia". Además, la agencia utiliza el consulado de EEUU en Francfort, Alemania, "como una base encubierta para sus hackers en Europa, Medio Oriente y Africa".

La Casa Blanca no confirmó ni desmintió los documentos; en cambio, se concentró en expresar su "preocupación" por la filtración de seguridad que supuso la revelación. "Iremos tras las personas que filtraron la información confidencial. Los perseguiremos todo lo que permita la ley", sentenció el vocero, Sean Spicer. Mientras, el gobierno de Alemania reaccionó con la promesa de una posible investigación luego de revisar uno por uno los documentos filtrados. "Iniciaremos una investigación si vemos que hay evidencia de actos criminales concretos o de responsables específicos", dijo un vocero de la fiscalía.

Más contundentes fueron Apple y Samsung, dos empresas afectadas por la denuncia de Wikileaks, que negaron saber lo que sucedía. A través de un comunicado, Apple reiteró su "compromiso" con la privacidad de sus usuarios y destacó que siempre que encontraron problemas en su sistema, trabajaron por arreglarlos. Por su parte, las surcoreana Samsung, que actualmente atraviesa una crisis en ese país por un caso de corrupción, también destacó que es una "prioridad proteger la seguridad y privacidad de sus aparatos" y prometió "investigar de manera urgente estas cuestiones". Por el momento, Google no reaccionó a la denuncia de Wikileaks.

Comentarios