El Mundo
Viernes 16 de Junio de 2017

La Eurozona aprobó otro préstamo para Grecia

Tras meses de desencuentros, Grecia dispondrá de nuevos fondos de sus acreedores, a través de un acuerdo cerrado ayer que aleja otra crisis de la zona euro y logra sumar a bordo a un hasta ahora reticente FMI. "Me complace anunciar que alcanzamos un acuerdo", indicó el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, que anunció un pacto para desembolsar 8.500 millones de euros de ayuda a Grecia. Atenas necesitaba urgentemente nuevos fondos para hacer frente a la devolución de 7.000 millones de euros a sus acreedores en julio, si bien se negaba a aceptarlos sin concreciones sobre el alivio de su deuda.

Tras meses de desencuentros, Grecia dispondrá de nuevos fondos de sus acreedores, a través de un acuerdo cerrado ayer que aleja otra crisis de la zona euro y logra sumar a bordo a un hasta ahora reticente FMI. "Me complace anunciar que alcanzamos un acuerdo", indicó el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, que anunció un pacto para desembolsar 8.500 millones de euros de ayuda a Grecia. Atenas necesitaba urgentemente nuevos fondos para hacer frente a la devolución de 7.000 millones de euros a sus acreedores en julio, si bien se negaba a aceptarlos sin concreciones sobre el alivio de su deuda.

Resolver la ecuación no era fácil. La UE quería la participación económica del Fondo Monetario Internacional (FMI) en el actual plan de rescate de 86.000 millones de euros, antes de desbloquear un nuevo tramo. Pero esta institución también quería antes concreciones sobre los compromisos de los europeos con una reducción de la "insostenible" deuda griega, que alcanza el 179 por ciento del PIB, una petición que chocaba con el primer acreedor, Alemania. Berlín, que enfrenta una elección legislativa en septiembre, se mostraba reticente a detallar eventuales medidas de alivio para Grecia, impopulares en Alemania, pero quería al FMI a bordo en el actual plan vigente hasta 2018.

Con esta decisión, los europeos evitan una nueva situación como la vivida en julio de 2015, cuando se aprobó este tercer plan de ayuda, que condujo a la zona euro al borde del abismo y a Grecia al borde de la salida del euro. Además supone un alivio para una UE cuyos mandatarios abordarán en una cumbre la próxima semana las recientes crisis del bloque: la migratoria, el Brexit y los atentados terroristas.

Comentarios