Donald Trump
Lunes 30 de Enero de 2017

La Casa Blanca dice que la Justicia no frenó su decreto contra la inmigración

La resolución de una jueza detuvo las expulsiones, pero no la prohibición de ingreso. Una alta funcionaria de Trump dijo que no tiene efecto alguno

El decreto de Donald Trump que prohíbe el ingreso de ciudadanos de siete naciones musulmanas aún cuando tengan residencia regular en EEUU fue limitado por un amparo dictado la Justicia federal, pero su gobierno dijo que no tenía efecto sobre la medida. Mientras, una ola de protestas se extendía por todo el país, aunque salvo en Washington las manifestaciones eran poco numerosas. Trump se limitó a decir que seguirá adelante y dio como contraejemplo a Europa, donde ve "un desorden" causado por la inmigración masiva.

Una alta asesora del presidente Trump dijo que el amparo, llamado en EEUU "orden de emergencia" que fue dictado por una jueza federal "realmente no afecta'' sus intentos para impedir la entrada a Estados Unidos de ciudadanos de siete países musulmanes. Kellyanne Conway dijo en el programa "Fox News Sunday'' que la orden judicial, que prohíbe temporalmente que Estados Unidos deporte a los ciudadanos de las siete naciones sujetas a la prohibición de Trump, "realmente no afecta a la orden ejecutiva'' del presidente. Según Conway, la orden de Trump es "prevenir, no detener'' y aseguró que un porcentaje muy bajo de viajeros se ha visto afectado. Se estima que se trata de unas 200 personas detenidas o demoradas en los aeropuertos de todo el país. Conway opinó que es un "pequeño precio a pagar'' para mantener la seguridad nacional.

El amparo u orden de emergencia fue emitida el sábado a la noche por la juez federal Ann Donnelly en Nueva York ante un pedido de la American Civil Liberties Union (Unión Estadounidense por los Derechos Individuales, ACLU por sus siglas en inglés). El tribunal no decidió sobre la constitucionalidad del decreto presidencial, que es la cuestión de fondo, sino que bloqueó algunas de sus consecuencias para evitar "daños irreparables" para ciudadanos que tienen visas y permisos vigentes. La resolución de la jueza es válida para todo el país. Significa que quienes actualmente estén retenidos no pueden ser expulsados de vuelta a su país de origen. Esto se aplica a todos los que tengan un visado vigente o una "green card" (tarjeta de residencia permanente), que formen parte del programa estadounidense de refugiados o que tengan permiso oficial para viajar a Estados Unidos. Pero el fallo no indica que a estas personas se las tenga que dejar entrar. Así que no estaba claro si serán puestas en libertad, como pedía la ACLU. La jueza instó al gobierno de Trump a publicar una lista de todas las personas retenidas, unas 200. Además, según la prensa, varios jueces de Massachusetts ordenaron a las autoridades que informen a las aerolíneas con vuelos al aeropuerto de Logan, Boston, de que los viajeros con visados válidos no pueden ser retenidas ni enviadas de vuelta. A pesar de las resoluciones judiciales, por el momento los ciudadanos de los siete países musulmanes no podrán viajar a Estados Unidos. En el caso de los sirios, de forma indefinida. Las siete naciones afectadas son: Irak, Siria, Irán, Sudán, Libia, Somalia y Yemen. En todos ellos salvo Irán, hay conflictos bélicos que protagonizan facciones musulmanas radicales.

Trump recurrió a su cuenta de Twitter para defender su posición. "Nuestro país necesita fronteras fuertes e investigaciones de antecedentes extremas YA. Miren lo que está pasando en toda Europa y, de hecho, el mundo, un horrible desastre!". Más tarde agregó un tuit que recuerda la matanza de cristianos que se produce en Medio Oriente a manos de fanáticos musulmanes.

Protestas

Ayer las protestas se extendieron a unas 30 ciudades, pero en su mayoría se trató de grupos limitados de activistas con carteles frente o dentro de aeropuertos. Sólo en Washington, ciudad capital que registró un nivel muy bajo de votos a Trump el 8 de noviembre (apenas 4 por ciento) tuvo ayer manifestaciones de cierta masividad. Sobre los afectados, "simplemente no sabemos cuánta gente está afectada ni dónde está'', dijo Lee Gelernt, subdirector de la ACLU.Desde este sector se vaticinó que el caos continuará por un tiempo. La directora ejecutiva de la National Immigration Law Center, Marielena Hincapié, reforzó esta impresión: "esto es apenas el comienzo. Estamos en una crisis constitucional en nuestro país, y necesitamos la ayuda de todos".

Reacción en Mosul

La decisión de Donald Trump que incluye a ciudadanos de Irak, provocó reacciones en Mosul entre los soldados iraquíes que combaten al Estado Islámico junto a EEUU. "Cuando tomó esa decisión, nos hizo un gran daño'', dijo el soldado Alí Latif. "Me enteré que están deteniendo a gente en aeropuertos, ¿por qué harían algo así?'' Latif ha perdido a seis camaradas en Mosul. Vaticina que la medida no afectará la ofensiva, pero notó que ya hay leves fricciones con las fuerzas de EEUU.

Comentarios