El Mundo
Miércoles 28 de Junio de 2017

La canciller Merkel le abre la puerta al matrimonio homosexual en Alemania

Por primera vez, la canciller se mostró dispuesta a permitir que los diputados de su partido democristiano CDU voten a conciencia sobre el tema.

En menos de 24 horas la canciller alemana, Angela Merkel, provocó un terremoto político en Alemania al dar un giro inesperado en su postura sobre el matrimonio homosexual y sentar las bases para que se debata en el Parlamento a petición del Partido Socialdemócrata (SPD), su socio menor en el gobierno. La mandataria daría libertad de voto a los diputados de su partido, la Unión Cristianodemócrata (CDU), en el debate sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo que previsiblemente se celebrará el viernes en la Cámara baja, el Bundestag. Los parlamentarios de la CDU no estarán obligados a someterse a la disciplina de partido, sino que podrán realizar un "voto de conciencia".

Merkel cumplió así con la petición realizada por el líder del SPD, Martin Schulz, que a tres meses de las elecciones generales manifestó ayer su deseo de forzar una votación parlamentaria sobre el matrimonio homosexual esta misma semana.

El líder de la fracción parlamentaria de la CDU, Volker Kauder, llamó a los diputados conservadores a participar en masa en la votación. Aquel que rechaza la equiparación total de los homosexuales con el matrimonio de una mujer y un hombre deberá respetar a los que opinen diferente, dijo al mismo tiempo que anunció que él votará "no". Dentro de la fracción conservadora se calcula que entre dos tercios o tres cuartas partes de los 309 diputados de la CDU y su partido hermanado, la Unión Cristianosocial (CSU), votarían con un "no".

Inesperado cambio

El giro dado por la canciller avivó el debate político en Alemania, un país que desde hace meses está oficiosamente en campaña electoral. La política conservadora, líder de la Unión Cristianodemócrata que defiende a ultranza la familia tradicional, sorprendió el lunes durante un acto organizado por la revista femenina Brigitte con un inesperado quiebre en su habitual discurso. Al ser preguntada por el matrimonio entre personas del mismo sexo, Merkel se despegó del habitual "no" rotundo al que tenía acostumbrados a los votantes para indicar que ahora estaba abierta a un "voto de conciencia" de los diputados alemanes. "Deseo orientar el debate en una dirección que plantee una decisión de conciencia, más que querer imponer algo", dijo Merkel, que por años se negó a aprobar una equiparación total de derechos para homosexuales. En los últimos días aumentó de forma considerable la presión sobre los conservadores de Merkel en relación con la legalización de la equiparación de derechos en Alemania para parejas entre personas del mismo sexo.

El domingo, en un Congreso extraordinario, el SPD fijó el matrimonio homosexual como condición para renovar una nueva alianza tras las elecciones legislativas de septiembre. Además, hace justo 7 días, el Tribunal Constitucional alemán rechazó la solicitud de urgencia presentada por el partido opositor Los Verdes que buscaba forzar una votación parlamentaria sobre la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo antes de las elecciones generales del 24 de septiembre.

El alto tribunal, con sede en Karlsruhe, argumentó en su fallo que "no existe obligación para decidir de forma definitiva sobre todas las cuestiones legales presentadas en un período legislativo". Desde hace años, las formaciones que ocupan el banquillo de la oposición, Los Verdes y el partido La Izquierda, junto con el Bundesrat —la Cámara de representación de los Estados federados— persiguen que se apruebe un proyecto de ley que equipare los derechos de todos los ciudadanos al matrimonio, independientemente de su orientación sexual. No obstante, el partido que dirige Merkel, de corte conservador, se resiste a aprobarlo.

Alemania permite desde 2001 las uniones civiles de personas del mismo sexo pero los gay casados no gozan de plena igualdad jurídica y se les niegan derechos, por ejemplo, en áreas como la adopción. De hecho, durante la anterior campaña a la Cancillería, en 2012, Merkel rechazó de plano la adopción por parte de parejas del mismo sexo alegando el bienestar de los niños. El matrimonio homosexual con plenos derechos está permitido en España, Portugal, Noruega y Luxemburgo. Un sondeo de la Oficina Federal Antidiscriminación reveló que un 82,6 por ciento de los alemanes está a favor de las bodas entre personas del mismo sexo.

Comentarios