El Mundo
Miércoles 28 de Diciembre de 2016

Israel limitó lazos con 12 países que condenaron los asentamientos

Israel decidió reducir sus vínculos con 12 países del Consejo de Seguridad de la ONU que votaron una resolución que condena los asentamientos israelíes en territorios ocupados a los palestinos, en medio de una fuerte presión mundial y antes de un conferencia para avanzar hacia la creación de un Estado palestino y el fin de 50 años de ocupación. En sus primeras declaraciones públicas desde que se aprobó la resolución, el presidente palestino, Mahmud Abbas, dijo ayer que espera que la conferencia de paz para Medio Oriente, que se celebrará en enero en Francia, fije un cronograma para terminar con la colonización israelí de territorios palestinos.

Israel decidió reducir sus vínculos con 12 países del Consejo de Seguridad de la ONU que votaron una resolución que condena los asentamientos israelíes en territorios ocupados a los palestinos, en medio de una fuerte presión mundial y antes de un conferencia para avanzar hacia la creación de un Estado palestino y el fin de 50 años de ocupación. En sus primeras declaraciones públicas desde que se aprobó la resolución, el presidente palestino, Mahmud Abbas, dijo ayer que espera que la conferencia de paz para Medio Oriente, que se celebrará en enero en Francia, fije un cronograma para terminar con la colonización israelí de territorios palestinos.

Lejos de amedrentarse por la condena del máximo órgano de la ONU, Israel tiene previsto anunciar esta semana la construcción de miles de unidades de viviendas para judíos en el sector de Jerusalén que los palestinos reclaman como capital de su futuro Estado. El viernes, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una resolución que condena las colonias israelíes en los territorios palestinos de Cisjordania y Jerusalén este como una "violación flagrante" a la ley internacional.

La adopción de la resolución fue posible gracias a que el gobierno del presidente Barack Obama rompió con la política tradicional de Estados Unidos y se abstuvo en la votación en el consejo en vez de vetar el texto, algo por lo cual recibió duras críticas y acusaciones del premier israelí, Benjamin Netanyahu.

Funcionarios israelíes dijeron ayer que Netanyahu ordenó a su Cancillería reducir temporalmente las relaciones con 12 de los 14 países que ayudaron a aprobar el texto y con los cuales Israel tiene lazos diplomáticos. Los vínculos laborales con las embajadas de esos países —Reino Unido, Francia, Rusia, Japón, Angola, Uruguay, Senegal, China, Ucrania, Egipto, España y Nueva Zelanda— serán suspendidas temporalmente. El premier israelí no se reunirá con sus cancilleres y sus embajadores no serán recibidos en la Cancillería israelí. Además, se restringirán los viajes de ministros a esos países, aunque los embajadores israelíes allí seguirán trabajando con los gobiernos locales.

El sábado, Netanyahu ordenó a la Cancillería revisar los vínculos con la ONU y dejar de financiar inmediatamente a varios de sus organismos. Además, 10 embajadores en Israel fueran convocados, bajo órdenes de Netanyahu, al Ministerio de Relaciones Exteriores para un reto personal sobre la votación. Asimismo, Israel llamó a consultas sus embajadores en Nueva Zelanda y Senegal y canceló programas de ayuda con el Estado africano. Al menos dos viajes ya fueron cancelados y se pospuso la visita de esta semana a Israel del premier ucraniano, Volodymyr Groysman, y otra prevista para enero del canciller senegalés.

Israel ya se preparaba para un 2017 potencialmente complicado porque se cumplen 50 años desde que capturó Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén este en una guerra con países árabes, los territorios reclamados por los palestinos para fundar su futuro Estado. Pero la resolución de la ONU y la decisión de Francia de organizar la conferencia anticiparon este escenario.

Comentarios