El Mundo
Martes 07 de Febrero de 2017

Israel legaliza colonias en territorio ocupado

Comprende a las levantadas en terrenos de propiedad privada de Cisjordania. La ONU expresó su preocupación por la decisión.

El parlamento israelí aprobó ayer una controvertida ley que legaliza decenas de colonias judías construidas en territorios privados en Cisjordania ocupada.

La ley, aprobada por 60 miembros del parlamento contra 52, pasó en la tercera y final lectura luego de que el primer ministro Benjamin Netanyahu indicó que había informado a la administración estadounidense sobre el asunto.

La Organización de Liberación Palestina (OLP) reaccionó en un comunicado e indicó que la nueva ley significa "legalizar el robo" de la tierra palestina" y que "el gobierno israelí quiere destruir cualquier posibilidad de solución política" del conflicto.

La aprobación de la ley que permite a Israel de apropiarse de cientos de hectáreas de tierras palestinas en Cisjordania ocupada, se dio pese a la preocupación mostrada por la ONU e incluso por la administración del presidente Donald Trump.

La ley, advierten los detractores, supondría un paso más hacia la anexión, al menos parcial, de Cisjordania, algo que reclaman abiertamente algunos ministros, como el titular de Educación, Naftali Bennett, líder del partido Hogar Judío, ardiente defensor de los colonos.

Quienes apoyan el texto sostienen que este permitiría a los colonos vivir sin el temor permanente a la expulsión cuando las organizaciones de izquierda interponen demandas ante la justicia israelí por la construcción en tierras privadas palestinas.

Así les ocurrió la semana pasada a entre 200 y 300 habitantes de la colonia de Amona, declarada ilegal por el Tribunal Supremo israelí.

Ayer Israel comenzó a desmantelar Amona, la colonia en Cisjordania que ha estado en el centro de una batalla política y legal durante varios años, constataron periodistas de la AFP. La mayoría de las construcciones eran prefabricadas.

Máquinas topadoras y remolcadoras recuperaron las casas que podían llevarse y destruyeron otras. La gran mayoría de los colonos se fueron pacíficamente con antelación.

Pero los policías emplearon la fuerza ayer para hacer partir a centenares de jóvenes que llegaron de colonias vecinas con la convicción de que estas tierras de Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel desde 1967, son israelíes según la Biblia, digan lo que digan los jueces, los palestinos o la comunidad internacional.

La Corte suprema israelí ordenó en 2014 la evacuación de Amona, ilegal para ellos porque está construida en tierras privadas palestinas.

A diferencia de Israel, la ONU considera a todas las colonias como ilegales y obstáculo a la paz entre israelíes y palestinos.

La Corte suprema había dado a las autoridades israelíes hasta el 8 de febrero para desalojar el lugar.

Amona llevó al primer ministro Benjamin Netanyahu a prometer en compensación la creación de una nueva colonia, que sería la primera impulsada por el gobierno en los últimos 25 años.

El caso de Amona cristalizó la problemática de la colonización en el momento crucial de la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, considerado como más favorable a las posiciones israelíes que su antecesor Barack Obama.

Desde que asumió el nuevo presidente estadounidense, el 20 de enero, Israel ha hecho cinco nuevos anuncios de colonización.

La ley implicaría la legalización de unas 3.800 viviendas israelíes en unas 53 colonias "salvajes" y otras reconocidas. En total serían expropiadas unas 800 hectáreas de tierras palestinas, según la oenegé La Paz Ahora.

La comunidad internacional también ha dado la voz de su alarma.

El coordinador especial de la ONU para la paz, Nikolay Mladenov, ha mostrado su inquietud ante un texto que podría "reducir enormemente las perspectivas de paz", a día de hoy inalcanzable.

Bombardeos

Israel bombardeó ayer bases del movimiento radical islámico Hamas en la Franja de Gaza, después de un ataque con misil lanzado desde el territorio palestino que impactó cerca de la ciudad costera de Ascalón, informó el Ejército israelí. Según la versión militar, soldados israelíes también fueron atacados con disparos desde la parte sur de la Franja.

Israel atacó siete distintos objetivos en el norte y el sur del territorio palestino. Por la noche, atacaron tres objetivos más en el norte de la Franja de Gaza. Ninguno de los ataques dejó heridos, según confirmaron Hamas y el Ejército israelí.

En los últimos meses varios misiles disparados desde la Franja de Gaza impactaron en el sur de Israel. Hamas, considerada por la Unión Europea una organización terrorista, gobierna la franja desde 2007.

Comentarios