El Mundo
Lunes 24 de Julio de 2017

Israel detuvo a dirigentes de Hamas y mantendrá controles en Jerusalén

El grupo extremista había elogiado la masacre de una familia judía. No se retirarán los detectores de metales puestos en la Ciudad Vieja

La tensión desatada en torno a Jerusalén entre palestinos e israelíes no dejó de crecer el fin de semana. Israel detuvo a 29 palestinos,entre ellos 9 dirigentes del grupo extremista Hamas. El clímax de la violencia se vivió el viernes: hubo cuatro palestinos muertos y unos 400 heridos en violentos choques en el centro de Jerusalén,mientras fueron asesinados a cuchilladas tres civiles israelíes, miembros de una familia, en una colonia. La violencia se disparó a partir de la instalación de detectores de metales en la Explanada de las Mezquitas o Monte del Templo de Jerusalén. Israel los colocó tras un atentado cometido por tres palestinos, que el 14 de julio mataron en ese lugar a dos policías. Ayer ratificó que los mantendrá y sumó cámaras de video.

El ejército israelí lanzó la madrugada del domingo una serie de allanamientos en Cisjordania en los que detuvo 29 personas, entre ellas a 9 miembros de Hamas, luego que esta organización terrorista islámica aplaudiera el atentado palestino que mató a tres civiles israelíes. "En total fueron detenidas 29 personas, de las que 9 pertenecen a Hamas, durante las operaciones en Judea y Samaria (denominación judía de Cisjordania)" confirmó un vocero del ejército israelí. Entre los detenidos está el ex ministro y parlamentario palestino Omar Abdel Razek, arrestado en la ciudad de Salfit, en el centro de Cisjordania.

El movimiento terrorista islámico Hamas felicitó el ataque, cometido por un joven palestino. El agresor había escrito en su Facebook: "Tengo 20 años y muchos sueños, pero no hay vida después de lo que he visto en Al Aqsa", nombre de la mezquita más importante de Jerusalén. El ataque lo cometió contra una familia judía que se hallaba cenando en su casa de una colonia. Enormes manchas de sangre quedaron en el interior de la vivienda. El palestino fue fotografiado sonriente en su cama de hospital. "La operación (por la matanza de la familia) reitera que el objetivo de nuestra gente es Jerusalén y la mezquita de Al Aqsa y que su única opción es la resistencia para defender y liberar nuestras tierras", dijo el grupo islamista desde Gaza. Para Hamas, Israel no es una nación sino una "entidad sionista" y no tiene derecho a existir. Algo similar afirman Irán y muchas organizaciones radicales islámicas, como el libanés Hizbolá.

Ayer se supo que la muerte de un quinto palestino, sucedida el sábado, fue producto de las heridas provocadas por la explosión de una mina antipersonal abandonada y no está relacionada con los enfrentamientos de estos días, según la Media Luna Roja. En principio se informó de la muerte de Oday Nawaya, de 17 años, como parte de la víctimas mortales de estos dos días de violencia, su fallecimiento se debió a traumatismos causados por el estallido de "una antigua mina del ejército israelí", declaró el Ministerio de Sanidad palestino.

Tras horas de debate con su gabinete de seguridad en la noche del viernes, el primer ministro Benjamint Netanyahu optó por dejar los detectores de metales en los accesos de la Explanada de las Mezquitas oMonte del Templo. Su colocación hace una semana fue rechazada por los palestinos. Israel la defendió para garantizar la seguridad luego del ataque allí que causó la muerte de dos de sus policías. Los palestinos consideran a los detectores una "provocación inadmisible" y un intento de Israel de aumentar su influencia sobre el lugar, donde sólo pueden rezar los musulmanes. "Rechazamos los detectores de metal porque bajo la excusa de medidas de seguridad, son en realidad un acto político para controlar la mezquita de Al Aqsa", dijo, por ejemplo, el presidente palestino Mahmud Abbas.

Por su parte, el popular político opositor israelí Jair Lapid se puso del lado del gobierno y acusó a los palestinos y a la fundación jordana Waqf, responsable de gestionar los lugares sagrados musulmanes, de azuzar la violencia. "El hecho de que el intento de proteger a ino centes con detectores de metales se interprete como un ataque al islam o la libertad de rezo es sencillamente una incitación horrible que ha provocado violencia y muerte sin sentido", afirmó Lapid.

Líderes palestinos habrían hecho escalar la situación al llamar masivamente a los musulmanes a acudir al rezo del viernes en la Explanada de las Mezquitas, mientras las autoridades israelíes sólo permitieron pasar a las mujeres y hombres mayores de 50 años. El líder de Hamas, Ismail Hanija, llamó incluso a un "día de la ira". Los resultados de tanta incitación se vieron con la violencia desatada el viernes. El conflicto sumó otros siete muertos.

En tanto, el ejército israelí reportó el lanzamiento de un cohete desde la Franja de Gaza que explotó durante su trayectoria, sin causar heridos.

En Jordania

Un jordano murió y otras dos personas, una de ellas israelí, resultaron heridas en un tiroteo dentro de la embajada israelí en Amán, capital de Jordania. Los disparos se iniciaron en un edificio residencial dentro del recinto de la embajada de Israel. Un jordano murió posteriormente como consecuencia de heridas de bala y otro resultó herido. "Dos ciudadanos jordanos entraron en el edificio residencial a hacer tareas de carpintería", informaron las autoridades jordanas. Luego estalló un enfrentamiento, que dejó además del muerto a un jordano con herida de bala en un hombro y a un israelí acuchillado en el pecho. Todo indica que se trató de otro ataque con arma blanca de parte árabe contra israelíes,esta vez en Jordania.

atentos. Policías israelíes en los detectores de metales que son obligatorios para ingresar a la Explanada.

Comentarios