El Mundo
Miércoles 13 de Septiembre de 2017

Hillary Clinton está segura de que Rusia ayudó a Trump a ganar las elecciones

La ex candidata por el Partido Demócrata hace una autocrítica de lo ocurrido en la campaña, y señala como culpables de su derrota a Putin y al FBI

La ex candidata presidencial estadounidense Hillary Clinton lanzó ayer un libro de memorias sobre las elecciones de 2016, y señaló no tener dudas que Rusia se unió a allegados de Donald Trump para interferir en la campaña. En las más de 500 páginas de "What happened" ("Qué pasó"), Clinton busca explicar lo ocurrido y ensaya asumir al menos parte de la responsabilidad, pero no absuelve a los que considera responsables, especialmente a Rusia y el FBI. La ex aspirante presidencial, quien se apresta a cumplir 70 años, recuerda el impacto sufrido en la noche del 8 de noviembre de 2016, cuando recibió en su habitación de un hotel en Nueva York la noticia de su derrota, el sentimiento de vacío y la tristeza que la acompañó durante semanas.

En su nuevo libro, afirma que superó ese período sin ayuda de antidepresivos ni psicoanalista, sino con la ayuda de su familia, una técnica de respiración alternativa que aprendió en sus clases de yoga, y con un poco de Chardonnay. "No hubo un sólo día, después de la noche del 8 de noviembre, en que no me haya hecho la pregunta: «¿porqué perdí?» Tenía problemas para concentrarme en cualquier otra cosa", escribió Clinton, quien se tornó famosa por jamás bajar la guardia en público.

La ex secretaria de Estado tuvo asimismo duras palabras para Trump, a quien llama mentiroso, sexista, indigno e incompetente: "Creo que no entiende ni de lejos la geopolítica mundial ni lo que debemos hacer para prepararnos, por eso no guardaré silencio". La demócrata también cree que la misoginia y algunas acusaciones injustificadas —según ella— sobre el escándalo de los e-mails tuvieron que ver con su derrota. "Cada día de los que fui candidata supe que millones de personas contaban conmigo y no podía soportar la idea de decepcionarlos. Pero lo hice. No pude lograrlo. Y tendré que vivir con eso el resto de mi vida", asegura. Además lamenta haber dicho que parte de los seguidores de Trump eran "gente lamentable" y cree que con eso le hizo un regalo al republicano.

Rechazo

Clinton describe a su vez su rechazo a Trump y cuenta cómo se le erizó la piel cuando el republicano se puso detrás suyo en un debate televisivo. "Donald Trump se asomaba por detrás mío. Dos días antes, el mundo lo escuchaba alardear sobre toquetear a mujeres. Ahí estábamos en un pequeño escenario y no importaba hacia dónde caminara, me seguía de cerca, me miraba, me hacía caras. Fue increíblemente incómodo; literalmente respiraba en mi nuca. Se me erizó la piel", cuenta.

Clinton dijo no tener dudas que la campaña de Trump recibió la ayuda del presidente ruso Vladimir Putin. "No tengo dudas de que existe una red de relaciones financieras entre Trump y su operación con dinero ruso", dijo, "y no tengo dudas que la campaña de Trump y otros asociados trabajaron muy duro para esconder sus conexiones con Rusia". "Ciertamente hubo un entendimiento de algún tipo", dijo. El mensaje central del libro refuerza la narrativa de Clinton sobre lo ocurrido en la campaña: que una serie de fuerzas externas se unió en una conspiración para evitar que ella se convierta en la primera mujer presidente de EEUU. "Había todas estas fuerzas sobre mí hasta el último instante", dijo Clinton. Entre esas "fuerzas", el libro destaca el papel del FBI, y en especial de su director, James Comey, quien a 11 días de las elecciones anunció que esa organización reabría su investigación sobre el uso de un servidor privado de correos cuando era secretaria de Estado. Después que Comey anunció la reapertura de las investigaciones "mi impulso paró. Mis números cayeron, y mientras tratábamos de poner orden nuevamente, nos quedamos sin tiempo", dijo.

Clinton también atacó a su adversario demócrata, el senador Bernie Sanders, a quien acusó de no ofrecer suficiente apoyo para vencer a Trump. "Nunca recibí ningún respeto de parte de Sanders y sus seguidores. Y eso duele", dijo.

Aspiraciones

En general, Clinton deja claro que sus días de candidata a cargos electivos se terminaron, pero también que podría aspirar a convertirse en una figura central de la política estadounidense. A pesar que incluso prominentes demócratas sugieren que es necesario que Clinton deje el escenario a nuevos dirigentes, ella parece dispuesta a hacer una autopsia de las elecciones de 2016. "Hay gente cansada, hay gente traumatizada", escribió. "Entiendo eso. Pero es importante que comprendamos qué pasó realmente. Porque es la única forma de evitar que pase nuevamente".

Comentarios