La carrera hacia la Casa Blanca
Jueves 28 de Julio de 2016

Hillary Clinton buscará la unidad de los demócratas para derrotar a Trump

La ex primera dama confía en convencer a los votantes del peligro que supondría para EEUU que el republicano llegue a ser presidente

DPA

El próximo 8 de noviembre, Hillary Clinton tiene una cita con la historia: convertirse en la primera mujer presidenta de Estados Unidos. Que pueda o no acudir a ella dependerá de su capacidad para convencer a los estadounidenses de que debe ser la elegida y no su rival, el republicano Donald Trump. Clinton rompió el martes el penúltimo techo de cristal que le quedaba, después de que en 2008 no lograra derrotar a Barack Obama en las primarias: ser elegida candidata de un gran partido a comandante en jefe. "Quizá logre ser la primera presidenta mujer, pero una de ustedes será la próxima", dijo Clinton en un mensaje dirigido a las niñas que pudieran estar viéndola por televisión.

Clinton —ex primera dama, ex senadora y ex secretaria de Estado— deberá primero buscar la unidad de su partido, tras un arranque de la Convención Nacional Demócrata caldeado por las revelaciones de Wikileaks. Los más de 19.000 mails internos del Comité Nacional Demócrata publicados por la organización que dirige el ciberactivista Julian Assange, confirmaron las sospechas de los partidarios del senador Bernie Sanders de que el comité central del partido habían favorecido a Clinton en las primarias renunciando a su deber de neutralidad. Sanders se ofreció en la convención como "puente" entre las dos facciones del partido: "clintonistas" y "sanderistas". El senador por Vermont fue el encargado de cerrar la votación en la Convención Demócrata y pidió que se eligiera a Clinton por aclamación, un gesto simbólico y generoso de parte suya. Muchos "sanderistas", sin embargo, se resisten todavía a cerrar filas en torno a Clinton, ya que eso supondría traicionar la revolución política que les prometió Sanders y votar a alguien que ven como muy cercana a Wall Street.

"Conmigo o con Trump" será la carta que jugará la candidata demócrata durante la campaña electoral, en la que tratará de convencer a los votantes del peligro que supondría para el país tener como presidente a Donald Trump, un candidato xenófobo, misógino e imprevisible que dividirá aún más al país. La ex primera dama también confía en que su programa de más empleo, más educación y más igualdad acaben seduciendo al electorado frente al mensaje apocalíptico de su rival.

Clinton contará además con el apoyo de unos teloneros de lujo: su marido Bill Clinton, el presidente Barack Obama y la primera dama Michelle Obama. Otra fuerza con la que espera contar en noviembre Hillary es el peso de la historia. Ocho años después de que los votantes eligieran a Barack Obama como el primer presidente afroamericano de EEUU, tendrán en sus manos la posibilidad de volver a hacer historia y coronar a Clinton como la primera mujer presidenta de EEUU. Clinton intentará aunar los votos de todos aquellos que se puedan haber sentido atacados por los insultos de Trump: inmigrantes, musulmanes, mujeres o discapacitados. "Quédense aquí y ayúdennos a ganar", dijo el ex presidente Bill Clinton cuando pidió el voto para su esposa.

El voto latino, ese gigante dormido del que tanto hablan los analistas, podría ser la llave. Ninguna comunidad se ha sentido tan vilipendiada por Trump como la hispana. Los latinos no olvidan el polémico discurso que pronunció el candidato republicano en junio de 2015 cuando anunció su candidatura, marcado por comentarios xenófobos contra los inmigrantes mexicanos indocumentados, a los que calificó de "narcotraficantes, delincuentes y violadores". Trump también ha prometido que deportará a los más de 11 millones de indocumentados que viven en EEUU y que construirá un muro en la frontera sur, que hará pagar a México. En cambio, Clinton ha prometido a los hispanos que presentará un plan de reforma migratoria en los 100 primeros días de su presidencia. Una promesa que suena familiar. Obama dijo lo mismo. La reforma migratoria fue su gran promesa incumplida con la comunidad hispana. Murió en la Cámara de Representantes, ante la negativa de los republicanos de someterla a voto. ¿Cumplirá Hillary su promesa? El cineasta y activista de izquierda Michael Moore advierte en su página web que cree que Trump será presidente. "Siento ser el vocero de malas noticias, pero acerté cuando les dije que Donald Trump sería en candidato republicano a la presidencia. Y ahora tengo noticias más horribles y deprimentes: va a ganar en noviembre", escribió el cineasta.

"Nunca en mi vida desee tanto como ahora estar equivocado", confesó Moore. Clinton también confía en que las previsiones del cineasta no se cumplan y así poder acudir a su cita con la historia.

Comentarios