Tras un ataque
Viernes 11 de Agosto de 2017

Francia revisa el plan de seguridad antiterrorista

Los investigadores franceses trataban de establecer ayer un perfil del hombre sospechoso de atropellar a seis militares en un suburbio de París, un ataque que reabrió el debate sobre la operación "Sentinelle" y los riesgos para los soldados implicados en la lucha antiterrorista. Hamou B., un argelino de 36 años, alcanzado por cinco balas durante su arresto, ocurrido el miércoles horas después del ataque, todavía no podía comparecer ante los investigadores a causa de su estado de salud, según una fuente policial. El único antecedente que poseía se debía a una infracción de la legislación para extranjeros, aunque actualmente su situación es legal. El agresor, nacido en 1980, fue arrestado el miércoles en una autopista en dirección a Calais, norte de Francia, horas después de que atropellara a seis soldados de la operación "Sentinelle (centinela)" en Levallois-Perret, en la periferia de París.

Los investigadores franceses trataban de establecer ayer un perfil del hombre sospechoso de atropellar a seis militares en un suburbio de París, un ataque que reabrió el debate sobre la operación "Sentinelle" y los riesgos para los soldados implicados en la lucha antiterrorista. Hamou B., un argelino de 36 años, alcanzado por cinco balas durante su arresto, ocurrido el miércoles horas después del ataque, todavía no podía comparecer ante los investigadores a causa de su estado de salud, según una fuente policial. El único antecedente que poseía se debía a una infracción de la legislación para extranjeros, aunque actualmente su situación es legal. El agresor, nacido en 1980, fue arrestado el miércoles en una autopista en dirección a Calais, norte de Francia, horas después de que atropellara a seis soldados de la operación "Sentinelle (centinela)" en Levallois-Perret, en la periferia de París.

La policía trata de "aprovechar los elementos" descubiertos en los allanamientos efectuados en el domicilio de Bezons, en las afueras de París". Hamou B., conductor de vehículos de transporte, llevaba una vida discreta y vivía en un edificio de un barrio residencial, según testimonios de vecinos. La fiscalía antiterrorista se hizo cargo de la investigación.

Polémica

Este sexto ataque contra soldados reabrió el debate sobre la operación "Sentinelle", que moviliza a 7.000 soldados en permanencia en Francia desde los atentados yihadistas de 2015. Los últimos ataques en Francia apuntaron, principalmente, contra las fuerzas de seguridad en lugares emblemáticos. Para los expertos, estos militares se convirtieron en "objetivos". El 14 de julio, el presidente Emmanuel Macron anunció que el dispositivo iba a ser revisado "en profundidad".

"No es la operación más oportuna pues la mayoría de las intervenciones están pensadas para que se protejan ellos mismos (los militares)", declaró la diputada de izquierda radical Clémentine Autain a la cadena Franceinfo. "Evidentemente, el dispositivo debe ser reexaminado", consideró el diputado conservador Daniel Fasquelle. "Ante todo, hay que anular la reducción del presupuesto del ejército", afirmó por su parte Florian Philippot, vicepresidente del partido de ultraderecha Frente Nacional (FN), en alusión al controvertido recorte de 850 millones de euros en la partida para Defensa de 2017.

Comentarios