El Mundo
Domingo 03 de Septiembre de 2017

Francia permite fumar en los colegios secundarios

La polémica medida, que es claramente ilegal, impide que los estudiantes salgan a fumar y sean fácil blanco de ataques terroristas.

Frente a la amenaza terrorista, los responsables de la educación nacional en Francia están estudiando autorizar que los alumnos de colegio secundario puedan fumar dentro de los establecimientos para no exponerlos en la calle a un ataque.

   La decisión no haría más que oficializar una medida que ya se aplica en muchos colegios, sobre todo en la región parisina, donde los responsables decidieron transgredir la ley que prohíbe el tabaco dentro del perímetro escolar, evitando así poner en peligro la vida de los alumnos, que se salen a fumar al exterior. Esa violación a la ley es plenamente asumida por directores con el objetivo de evitar lo peor: un ataque terrorista que consiga provocar decenas de jóvenes víctimas.

   Pero para las asociaciones anti-tabaco, esa opción sería totalmente inaceptable. "No es normal organizar mesas redondas para violar la ley", lamentó Bertrand Dautzenberg, secretario general de la Alianza contra el Tabaco. En un comunicado, varias asociaciones reaccionaron para decir "no al retorno del tabaco a los liceos". Y recuerdan que 200.000 jóvenes se convierten en adictos al tabaco cada año en Francia.

   Es sólo un ejemplo de cómo la amenaza terrorista está haciendo tambalear las costumbres y reglamentos vigentes en las sociedades europeas. Los sitios emblemáticos de las grandes ciudades son poco a poco invadidos por barreras para evitar el horror, como sucedió en el paseo de los Ingleses en Niza, el puente de Westminster, y más recientemente Las Ramblas de Barcelona. El tema suscita respuestas diferentes. "Si no hubiesen podido entrar por Las Ramblas, lo habrían hecho por otro lado. No se puede llenar de barreras Barcelona", alega su alcaldesa Ada Colau. Pero la furgoneta de los terroristas ingresó por un extremo de Las Ramblas y ni un macetón se interpuso entre los asesinos y la gente inerme.

Comentarios