El Mundo
Martes 26 de Septiembre de 2017

Fractura en AfD, que tiene una dura interna

El partido de derecha AfD no sobrevivió al éxito y ayer tuvo una importante fractura. Los ultraderechistas demostraron que no han dado por cerrada la fase de luchas intestinas que parecían desterradas, ya que la copresidenta del partido, Frauke Petry, anunció sorpresivamente su renuncia a entrar en el grupo parlamentario.

El partido de derecha AfD no sobrevivió al éxito y ayer tuvo una importante fractura. Los ultraderechistas demostraron que no han dado por cerrada la fase de luchas intestinas que parecían desterradas, ya que la copresidenta del partido, Frauke Petry, anunció sorpresivamente su renuncia a entrar en el grupo parlamentario.

Las luchas internas vienen en este partido desde su mismo nacimiento, cuand era una fuerza liberal contraria a la Unión Europea y a los "rescates" multimillonarios de países como Grecia. Esa etapa quedó superada cuando ganaron los xenófobos y nacionalistas, pero la interna se replanteó ahora. "No voy a formar parte de la bancada de AfD. Pero pueden estar seguros de que voy a seguir siendo activa políticamente. Mi intención es lograr en 2021 un cambio en este país y voy a hacer todo lo posible para que así sea", explicó Petry durante la conferencia de prensa con el resto de la dirigencia, que se quedó helada. La salida de Petry, la cara más visible de la formación durante los pasados dos años, pone de manifiesto la persistencia de dos facciones en AfD, una encarada por ella y otra por el dúo formado por las cabezas de lista de las elecciones, el conservador Alexander Gauland y la economista de perfil muy liberal Alice Weidel (que está casada con una mujer, para "colmo" asiática, y adoptó con ella dos niños). "Tras el reciente escándalo de Frauke Petry, le exijo que renuncie a la presidencia y abandone el partido para no causar más daños", manifestó Weidel posteriormente al planteo de su adversaria.

La dupla de candidatos que logró el domingo convertir a la AfD en tercera fuerza política, expresó además su firme intención de erigirse como una "clara oposición" en el Parlamento en la próxima legislatura. "El Bundestag debe volver a ser el lugar en el que resuenen las cuestiones sociales de este país", recalcó Gauland, durante su comparecencia ante la prensa en la capital alemana.

Comentarios