El Mundo
Miércoles 22 de Febrero de 2017

Evo enfrenta una rebelión de cocaleros

Una protesta callejera de los productores de coca en los Yungas, de La Paz, provocó ayer enfrentamientos con policías en el centro de la sede de Gobierno de Bolivia, cuyo saldo fue de al menos cinco heridos y un centenar de detenidos.

Una protesta callejera de los productores de coca en los Yungas, de La Paz, provocó ayer enfrentamientos con policías en el centro de la sede de Gobierno de Bolivia, cuyo saldo fue de al menos cinco heridos y un centenar de detenidos.

Una marcha de "los cocaleros" fue impedida por los uniformados de llegar a la Plaza Murillo donde está Palacio Quemado y la sede del Parlamento boliviano, acción que provocó enfrentamiento.

Al menos hubo cinco heridos y unos 120 detenidos, del lado de los productores de coca. Y se produjo la quema de un módulo policial y una motocicleta. Además de la rotura de vidrios del cuartel de los bomberos de La Paz. El ministro de Gobierno (Interior), Carlos Romero, pidió a los dirigentes de los cocaleros a frenar la ola de ataques contra instituciones de La Paz.

También responsabilizó de los destrozos de una tarima del Movimiento Al Socialismo (MAS) para un acto en inmediaciones del estadio de La Paz para respaldar la habilitación del presidente Evo Morales como candidato en las elecciones de 2019.

"Hemos sufrido una violenta represión de los policías. Tenemos 120 detenidos y varios heridos. Por ahora no hay condiciones para un diálogo con los ministros sobre la nueva ley de coca", declaró el vicepresidente de la asociación de productores de coca, Gregorio Chamizo.

Los cocaleros de Yungas se resisten a la aprobación de la nueva ley de coca que aumentará de 12.000 a 20.000 las hectáreas destinadas al cultivo del arbusto. Además con la nueva ley se permitirán 7.000 hectáreas de coca en el Chapare, en el trópico de Cochabamba.

Comentarios