El Mundo
Martes 27 de Diciembre de 2016

Evacuación en Moscú por falsa amenaza de bomba

Las autoridades rusas evacuaron a unas 3.000 personas de tres estaciones ferroviarias en el centro de Moscú debido a una amenaza de bomba por parte de un hombre no identificado, informó la agencia de noticias estatal RIA Novosti.

Las autoridades rusas evacuaron a unas 3.000 personas de tres estaciones ferroviarias en el centro de Moscú debido a una amenaza de bomba por parte de un hombre no identificado, informó la agencia de noticias estatal RIA Novosti.

Unas 2.000 personas fueron evacuadas de las estaciones Leningradsky y Kazansky y otras 750 de la estación Yaroslavsky. La policía y equipos con perros rastreadores registraron las estaciones ferroviarias sin encontrar ninguna bomba. Las tres estaciones, de las que salen trenes con destino a San Petersburgo, Siberia y Asia Central, principalmente, volvieron a funcionar normalmente algunas horas más tarde.

Rusia ha sufrido graves atentados explosivos en el pasado, generalmente de origen islamista radical y checheno. Moscú mantiene una creciente actividad militar en Siria, donde sus aviones han sido decisivos en la reciente toma de la ciudad de Alepo por las fuerzas del régimen de Bashar Assad luego de años de combates con rebeldes. Sin embargo, la operación ha sido muy cruenta y costó la vida de cientos de civiles, que murieron bajos las bombas de Rusia y de su aliado sirio. Esto ha aumentado el resentimiento de los islamistas de todas las latitudes contra la Rusia de Vladimir Putin. Este ha tejido una alianza estratégica en Medio Oriente con, además de Assad, el régimen islámico shiíta de Irán y las milicias del mismo signo Hizbolá, de Líbano. Pero con esta jugada Putin se ha metido en el medio de la guerra de religión que se combate entre musulmanes shiítas y sunitas. A esta segunda rama, mayoritaria en el islam, responden las facciones más radicalizadas, incluida la rama siria de Al Qaeda, derrotada en Alepo, y los temibles milicianos del Estado Islámico, presentes tanto en Siria como en Irak y en otros países de la región, así como en el Norte arabizado de Africa, el Magreb.

Comentarios