La región
Sábado 18 de Marzo de 2017

ETA anuncia que quiere desarmarse para el 8 de abril

El grupo separatista vasco haría pública la ubicación de sus escondites de armas, supuestamente en Francia. Cauto optimismo del gobierno español.

La posibilidad de que la organización separatista vasca ETA anuncie en breve su desarme total y definitivo en las próximas semanas despertó ayer una gran expectación en España, informaron ayer medios de España y de Francia, una versión tomada con escepticismo por el gobierno español, que volvió a exigir al grupo que se disuelva y entregue sus armas.

   Cinco años y medio después de anunciar el cese definitivo de la violencia, la organización armada podría dar nuevos pasos en este sentido, informaron fuentes de la lucha antiterrorista citadas por la prensa española. El plan podría incluir información sobre la ubicación de los lugares donde el grupo armado, surgido en los años 60 con el afán de conseguir la independencia de la región española del País Vasco, todavía guarda armas y explosivos, en la frontera con Francia. "ETA nos ha confiado la responsabilidad del desarme de su arsenal, y en la tarde del 8 de abril ETA estará totalmente desarmada", dijo Txetx Etcheverry, militante de Bizi, una asociación vinculada a la izquierda independentista vasca, al diario francés Le Monde.

   Según El País y otros diarios de España, el anuncio podría realizarse de forma inminente a través de medios de comunicación extranjeros. Todo apunta a podría ser a través de la cadena de televisión británica BBC, agregaron los medios.

   El gobierno español dijo que recibió "con cautela y prudencia" esa filtración a la prensa sobre los supuestos planes de ETA y explicó que la posición del Ejecutivo no se modificó "ni un centímetro" desde diciembre de 2011, cuando comenzó a gobernar el actual presidente del gobierno, el conservador Mariano Rajoy. Esa posición es "muy clara y muy nítida", dijo el vocero del gobierno, Iñigo Méndez de Vigo, quien agregó que "ETA tiene que hacer dos cosas: desarmarse y disolverse".

   Por su parte, el líder independentista vasco Arnaldo Otegi, consideró de "buena noticia" el anuncio de desarme definitivo de ETA, al que, según ha asegurado, otorga "total credibilidad" y espera que se lleve a cabo "hasta el final", y "con la implicación" de los gobiernos regionales del País Vasco y Navarra. Otegi ha reconocido que no esperan "gran cosa" de los gobiernos español y francés, pero que quiere pensar que "no pondrán obstáculos añadidos a un acontecimiento histórico". El líder independentista vasco ha hecho un llamado a que "todo el mundo esté a la altura y anteponga los intereses del país a los personales y partidistas".

   Por su parte, el Departamento de Estado estadounidense declinó ayer valorar el anuncio de ETA sobre su desarme definitivo, al indicar que no está "en posición de determinar su seriedad, validez o intención". "No estamos en posición de determinar la validez, seriedad o intención del anuncio de ETA", dijo un vocero del Departamento de Estado, Noel Clay. Clay no quiso responder a la pregunta de si el Departamento de Estado se plantea ahora retirar a ETA de su lista de organizaciones terroristas internacionales, en la que se encuentra desde 1997, y que supone la imposición de sanciones. ETA "es una organización terrorista que ha estado activa en España durante más de 50 años, en los cuales ha matado a más de 850 personas y herido a más de 1.000", se limitó a indicar el portavoz.

   En las cárceles españolas y francesas aún hay unos 300 presos del grupo armado. El grupo, ahora prácticamente descabezado, quiso negociar en los últimos tiempos con los gobiernos español y francés su desarme, pero no lo consiguió. A principios de 2014, amagó con entregar las armas y difundió un video en el que aparecían dos etarras junto a mediadores internacionales que verificaban el supuesto proceso.

   Las imágenes provocaron polémica, indignación y burla, y el gobierno español no tomó en serio la escenificación del supuesto desarme. En diciembre pasado, cinco personas fueron detenidas en Francia en una operación en la que se hallaron armas y munición. Según apuntaron entonces varias fuentes, los arrestados eran supuestamente intermediarios civiles que estaban supervisando el desarme de ETA. El gobierno español, sin embargo, aseguró que el material se iba a utilizar para "una acción propagandística de entrega de armas".

Comentarios