El Mundo
Domingo 28 de Mayo de 2017

Estados Unidos se desmarca del acuerdo del G7 contra el calentamiento global

El presidente decidirá la semana entrante si se retira o no del histórico Pacto de París. Consenso contra el proteccionismo y advertencia a Norcorea.

Los líderes del G7 reconocieron por primera vez ayer, en la ciudad siciliana de Taormina, su división respecto a la cuestión del clima, después de que Estados Unidos se negara a comprometerse con el Pacto de París contra el calentamiento global. Fiel a su estilo impredecible, el presidente estadounidense Donald Trump anunció con un tuit al término de la cumbre que decidirá "la próxima semana" si se retira o no del histórico acuerdo pactado en París en 2015 con el fin de reducir las emisiones mundiales de carbono.

   Pese a las presiones de los europeos (Alemania, Francia, Italia, Gran Bretaña y la Unión Europea), de Canadá y de Japón, Trump no cedió y se tomó más tiempo para decidir si retira a su país del pacto a favor del clima. Estados Unidos está revisando su política sobre cambio climático así como el Acuerdo de París y por lo tanto "no se llegó a un consenso sobre ese asunto", recalca la declaración final.

   Tomando nota de ese proceso, los jefes de Estado y de Gobierno de Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y la Comisión Europea "ratificaron su compromiso para aplicar prontamente el Acuerdo de París", subraya el documento.

   Sobre otro tema espinoso de la agenda, el del comercio internacional, el G7 logró que Estados Unidos abandonara su tendencia al aislacionismo y logró limar diferencias. En la declaración final, el G7 se compromete a luchar contra el proteccionismo, así como contra las "malas prácticas" comerciales, después de las denuncias hechas por Trump en repetidas ocasiones. Los siete países más industrializados del planeta acordaron lanzar un mensaje a Rusia, al advertirle que están dispuestos a aumentar las sanciones a causa de su anexión de Crimea. Las relaciones con Rusia, expulsada del entonces G8 en 2014, eran una de las divergencias entre Trump y los otros líderes. Las sesiones comenzaron, a pedido de Italia, con un encuentro con los dirigentes de cinco países africanos —Níger, Nigeria, Etiopía, Kenia y Túnez— para intentar dar una respuesta común a una de las mayores emergencias mundiales, la crisis migratoria. Sin embargo, Italia tuvo que bajar sus aspiraciones por presión de Estados Unidos y el G7 se limitó a mencionar el tema en unas pocas líneas.

Terrorismo

El viernes, el G7 sí coincidió en materia de lucha antiterrorista, tras el atentado de Manchester y la matanza de cristianos en Egipto. Los siete líderes instaron a internet a luchar con más eficacia contra los contenidos radicales, como una medida clave contra el terrorismo yihadista y el reclutamiento de combatientes extranjeros, sobre todo después del ataque de Manchester cometido por un británico de origen libio.

   Otro punto de acuerdo entre los líderes del G7 fue el de advertir a Corea del Norte de que están dispuestos a tomar medidas adicionales por sus pruebas de misiles y de armamento nuclear. También se mostraron "listos para trabajar" con Rusia, aliado inquebrantable del régimen de Damasco, para encontrar una solución política al conflicto en Siria.

   La jornada se concluyó con una marcha antiglobalización en la zona marítima de Taormina de unos 2.000 activistas en medios de estrictas medidas de seguridad para protestar contra un modelo económico que aumentó la brecha entre pobres y ricos. Los líderes del G7 se volverán a reunir para la cumbre del G20 que se celebrará en Hamburgo (Alemania) el 7 y 8 de julio.

Comentarios