El Mundo
Lunes 17 de Abril de 2017

Erdogan ganó un referendo y profundiza su poder sobre Turquía

La consulta le dará aún mayores poderes a los que ya detenta mediante el paso de un sistema parlamentario a uno presidencial.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan logró una victoria ajustada en el referéndum que le otorga mayores poderes, y calificó el resultado como una "decisión histórica''. Pero el margen de su victoria fue escaso pese al abrumador dominio de recursos y medios de comunicación que ostenta régimen islámico conservador que lidera Erdogan, en el poder desde 2003.

El mandatario declaró en Estambul que los resultados mostraban que el "Sí'' había ganado por 1,3 millones de votos. Sin embargo, perdió en Estambul y Ankara, las mayores ciudades del país. Erdogan utilizó un tono conciliador al agradecer a los votantes. "El 16 de abril es una victoria para todos los que dijeron sí o no, de todos los 80 millones, de todos los 780.000 kilómetros cuadrados de Turquía'', enfatizó. Los resultados reportados por la agencia estatal de noticias Anadolu mostraban que con casi 99 por ciento de los votos contabilizados, el "Sí'' obtuvo 51,3 por ciento contra un 48,7 por ciento del "No''. El principal partido de oposición de Turquía anunció que impugnará los resultados porque, afirmó, el voto fue sesgado.

Erdogan buscaba ampliar sus ya enormes poderes, pero un intento previo fracasó después de que el partido gobernante no consiguió los votos parlamentarios suficientes para aprobar las reformas constitucionales sin concurrir a las urnas. "Por primera vez, estamos cambiando el sistema de gobierno a través de la política civil. Eso es significativo", ha afirmado Erdogan anoche. Los opositores señalan que ahora se concentrará aún más el poder en las manos de un hombre que ha mostrado crecientes tendencias autocráticas. El resultado se quedó corto y muy lejos de la victoria aplastante que había buscado Erdogan. El primer ministro Binali Yildirim —cuyo puesto será eliminado bajo el sistema presidencial aprobado ayer—también elogió el resultado. "No hay perdedores en este referéndum. Turquía ganó, el amado pueblo ganó'', dijo Yildirim, quien agregó que "se ha abierto una nueva página en nuestra historia democrática con este voto". La realidad de estos años parece indicar más bien lo contrario: los espacios de disenso y pluralismo serán cada vez más restringidos con un Erdogan omnipotente.

El Partido Democrático del Pueblo, la principal oposición, manifestó dudas sobre los resultados. Erdal Aksunger, vicepresidente del partido, dijo que van a impugnar 37 por ciento de las casillas electorales. "Nuestros datos indican una manipulación en el rango de tres a cuatro por ciento'', señaló en Twitter.

El presidente de la Comisión Electoral, Sadi Guven, dijo que el resultado definitivo se anunciará en "11 o 12 días". Pero no había dudas de la victoria exigua de Erdogan. Los turcos dieron ayer un espaldarazo a la reforma constitucional que convierte al actual sistema parlamentario en una república presidencialista, en la que el jefe de Estado lo será también del gobierno y acumulará, además del Poder Ejecutivo, numerosas atribuciones legislativas y gran influencia en el el Poder Judicial, al poder nominar a la mayoría de los magistrados del órgano rector del sistema judicial. Si ya antes de la reforma el poder en Turquía estaba casi totalmente en manos de Erdogan y su partido islámico conservador AKP, esto se acentuará en el futuro. Desde que abortó un intento de golpe de Estado el 15 de julio de 2016, Erdogan ha impuesto un sistema represivo, con decenas de miles de detenidos políticos, incluidos periodistas y opositores. El líder turco se consolida como un líder autoritario que tiene el respaldo de los votos, una tipología que crece en los últimos años.

Comentarios