El Mundo
Martes 06 de Junio de 2017

En México, el PRI obtuvo una victoria decisiva

Hubo finalmente victoria del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Estado de México y de su candidato, Alfredo del Mazo. Pero es una victoria exigua —apenas una ventaja de 3 por ciento—y con un escrutinio parcial. El partido del presidente Enrique Peña Nieto podrá mantenerse en el poder en el Estado más poblado y de mayor influencia política y económica del país. El PRI gobierna este bastión, una suerte de Conurbano de la Ciudad de México, desde hace 88 años. Su pérdida a manos del opositor Andrés López Obrador y su candidata Delfina Gómez hubiera significado una derrota de peso irremontable para el PRI y Peña Nieto de cara a las elecciones presidenciales de 2018.

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), de López Obrador, desconoció los resultados oficiales y denunció irregularidades. De confirmarse el triunfo, ganar por una ventaja tan pequeña en un estado donde ha gobernado ininterrumpidamente durante 88 años, aunque pueda suponer un leve respiro, implica un mal escenario para un PRI que está viendo un desfile de ex gobernadores encarcelados por corrupción y para un presidente que está en los niveles más bajos de popularidad desde que se tiene registro. Con el 97 por ciento escrutado, Del Mazo tenía 33,7 por ciento de los votos (1,9 millón de sufragios) frente al 30,8 por ciento de la aspirante de Delfina Gómez, que contabilizaba 1,7 millón votos.

Comentarios