El Mundo
Martes 30 de Mayo de 2017

Emmanuel Macron y Vladimir Putin, una cumbre para no ocultar sus enormes diferencias

El presidente francés, Emmanuel Macron, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, se comprometieron a mejorar las tensas relaciones entre sus países, pese a reconocer sus desacuerdos durante un encuentro en el palacio de Versalles que el mandatario galo calificó de "extremadamente franco".

El presidente francés, Emmanuel Macron, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, se comprometieron a mejorar las tensas relaciones entre sus países, pese a reconocer sus desacuerdos durante un encuentro en el palacio de Versalles que el mandatario galo calificó de "extremadamente franco".

La primera reunión entre los dos presidentes desde que Macron llegó al poder hace dos semanas, dio otra oportunidad al francés de demostrar sus dotes diplomáticas tras su primer encuentro la semana pasada con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. En esta ocasión, el saludo fue más afable pero los dos líderes mantuvieron un tono cauteloso ante la prensa al término de una hora de reunión. Putin admitió diferencias de opinión durante la conversación, que versó, entre otros temas, sobre los conflictos de Siria y Ucrania y la persecución de la minoría gay en la república rusa de Chechenia. Putin insistió sin embargo en que las relaciones franco-rusas resisten a "todos los puntos de fricción". "Discrepamos en un número de cuestiones, pero al menos hablamos de ellas", declaró Macron. "Nuestra prioridad absoluta es la lucha contra el terrorismo y la erradicación de grupos terroristas y en particular Daesh (Isis)", afirmó, refiriéndose por su acrónimo en árabe al Estado Islámico, que ha perpetrado sangrientos atentados en Francia.

El recientemente elegido presidente francés expresó su deseo de reforzar la cooperación con Rusia en Siria, uno de los puntos de fricción en las relaciones entre los países occidentales y Moscú, que respalda al brutal régimen del sirio Bashar Assad. Macron se pronunció a favor de "una transición democrática" en Siria que preserve al Estado, asegurando que los "Estados fallidos" en Medio Oriente siempre han incrementado el riesgo de ataques extremistas en Occidente. En lo que fue una advertencia directa a Assad y Rusia, Macron aseguró que el uso de armas químicas en Siria por parte del régimen es "una línea roja muy clara" y que, de ocurrir nuevamente, provocaría una "respuesta inmediata" de Francia. Los dos hablaron también sobre las sanciones impuestas a Rusia por su fuerte implicación militar en Ucrania, donde arma y adoctrina a los separatistas prorrusos, y de las acusaciones de intromisión rusa en la reciente campaña presidencial francesa, como ya hizo en la de EEUU del año pasado. Putin, quien recibió a la candidata ultraderechista francesa Marine Le Pen durante la campaña, también minimizó las acusaciones según la cuales sus piratas informáticos se infiltraron en la campaña de Macron. Macron reclamó además a Putin que investigue la persecución de la minoría gay en la república rusa de Chechenia, en el Cáucaso.

mirada. El ruso fue trasladado en Versalles por el propio Macron.

Comentarios