El Mundo
Jueves 27 de Julio de 2017

Embargan millones de dólares al vice de Maduro

El gobierno de Estados Unidos aseguró que los activos congelados al vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami, a quien impuso sanciones en febrero por vínculos con el narcotráfico, son mayores de lo anticipado y se elevan "a cientos de millones de dólares". "El Aissami y (su colaborador) Samark José López Bello tenían mucho más dinero de lo que anticipábamos", dijo un alto funcionario del gobierno de Donald Trump. En concreto, agregó, "el valor de sus activos congelados es de cientos de millones de dólares".
   El funcionario estadounidense subrayó que "es chocante ya que El Aissami tiene una prolongada carrera en el gobierno", y "habla a las claras de la descontrolada corrupción y el narcotráfico en Venezuela". En febrero, el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, afirmó que las sanciones impuestas a El Aissami y López Bello habían resultado en la congelación de "decenas de millones de dólares" en sus activos bajo jurisdicción de EEUU. La mayoría de los bienes serían en propiedades inmobiliarias en Miami y un avión privado.
   El anuncio se produjo a la vez que EEUU imponía una nueva ronda de sanciones económicas a 13 funcionarios y ex funcionarios del gobierno venezolano por abusos contra los derechos humanos, corrupción y acciones para minar la democracia. Entre ellos, figuran el jefe de la comisión presidencial para la constituyente y ex vicepresidente de Venezuela, Elías Jaua; la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena; el ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, y el defensor del Pueblo, Tarek William Saab. Todos ellos están directamente implicados en el proceso constituyente, repudiado por EEUU y gran parte de la comunidad internacional. Las sanciones suponen la congelación de todos los activos que tengan en Estados Unidos y la prohibición a todo estadounidense de hacer transacciones con ellos. Es la tercera vez que la administración Trump toma este tipo de medidas. El presidente republicano irá más allá si Maduro tras la constituyente convocada para el domingo. Podría ordenar la suspensión de las importaciones de petróleo de Venezuela, del que es su cliente principal. Estados Unidos importa unos 800.000 barriles diarios. Cortar el suministro de Venezuela sería una molestia y obligaría a buscar otras fuentes de abastecimiento, pero hoy el mercado está sobreofertado. El daño mayor sería sin dudas para Venezuela.

Comentarios