Referéndum en Cataluña
Jueves 12 de Octubre de 2017

El socialismo apoyó a Rajoy pero le arrancó una reforma constitucional

Pedro Sánchez asegura que se habilitará una modificación para permitir un nuevo referéndum, hoy prohibido por la Constitución española

La crisis de Cataluña también tiene efectos en la escena política nacional de España, e incluso habilita el camino a una reforma constitucional. El secretario general del socialista PSOE, Pedro Sánchez, anunció ayer su respaldo al gobierno de Mariano Rajoy en el conflicto con Cataluña y en la activación del artículo 155 de la Constitución. Pero a la vez, durante una reunión con Rajoy en La Moncloa, ha pactado con el gobernante la apertura de un proceso de reforma constitucional centrado en el régimen de las autonomías.

"Acompañamos al presidente del gobierno en su requerimiento para clarificar y sacar del pantano en el que ha metido el presidente Puigdemont a la política catalana", expresó el líder socialista en la sede del partido. El pacto que alcanzó con el jefe del Ejecutivo, según explicó Sánchez, consiste en activar "inmediatamente" una comisión para la evaluación del "Estado autonómico", que ya está registrada en el Parlamento y tendrá una duración de seis meses. A su conclusión se debe "abrir el debate de la reforma constitucional en el Congreso", adelantó Sánchez.

El líder del PSOE dio por activado el artículo 155 de la Constitución. "Sí, es evidente que se está activando", respondió ante las preguntas de los periodistas. Sánchez se mostró muy crítico con la "ceremonia del absurdo" vivida el martes en el Parlamento de Cataluña y con la declaración "tan grave y tan irresponsable" firmada por el presidente de la Generalitat y 72 diputados, que además lleva a una situación "que corre el riesgo de verse aún más empantanada". Es que Puigdemont, además de su declaración de independencia con suspensión inmediata, y ante el descontento que esto generó en su coalición, improvisó con sus socios una firma de una declaración de independencia.

El PSOE comparte la "hoja de ruta" iniciada ayer por Rajoy con una reunión de gabinete formal o Consejo de Ministros, que comienza con el requerimiento a la Generalitat para que confirme si ha declarado la declaración de independencia, como primer paso de la activación del artículo 155 de la Constitución, el que permite obligar a una comunidad autónoma a cumplir la ley. "Compartimos la necesidad de que el presidente Puigdemont aclare exactamente qué quiso decir ayer", subrayó Sánchez. "Que el presidente Puigdemont aclare negro sobre blanco qué es lo que ayer aconteció en el Parlament", exigió el líder socialista.

Pero no solo en este primer paso estará el PSOE junto al Gobierno, sino también si termina por aplicar el 155 tras la respuesta del presidente catalán, ha avanzado Sánchez: "Nosotros estamos con la defensa de la Constitución, y en consecuencia, si Puigdemont no aclara o aclara en los términos que parece que dicen algunos integrantes del bloque independentista que efectivamente se declaró unilateralmente la independencia, el PSOE apoyará las medidas constitucionales que ponga en marcha el gobierno de España".

Pero el otro aspecto de la reunión con Rajoy es la apertura de la reforma de la Constitución que Sánchez habría "arrancado" al jefe de gobierno y que permitiría a los separatistas defender en ese marco de negociación un nuevo referéndum en Cataluña, explicó el líder del PSOE. Ese referéndum _que la Constitución española no permite_, requeriría que esta se reformara. El socialista afirmó que en ningún caso el PSOE votará por esa opción. "Estamos dispuestos a reformar la Constitución para hablar sobre cómo Cataluña se queda en España, pero no de cómo se va de España. Esta es una diferencia enorme no solo con los soberanistas, sino con Podemos", puntualizó Sánchez.

Comentarios