El Mundo
Jueves 01 de Junio de 2017

El presidente pidió que lo dejen trabajar en paz

El presidente Michel Temer afirmó que Brasil vive un "gran conflicto institucional" y pidió que lo dejen trabajar "en paz", un día después de que la Corte Suprema autorizara un interrogatorio policial al mandatario en una causa por corrupción.

El presidente Michel Temer afirmó que Brasil vive un "gran conflicto institucional" y pidió que lo dejen trabajar "en paz", un día después de que la Corte Suprema autorizara un interrogatorio policial al mandatario en una causa por corrupción. Lo hizo al poner en funciones al nuevo ministro de Justicia, Torquato Jardim, quien será el jefe administrativo de la Policía Federal, elemento clave de la operación Lava Jato y la que investiga al propio presidente en el escándalo vinculado a los empresarios corruptores del frigorífico JBS. "Brasil vive hoy un momento de gran conflicto institucional porque muchas veces no se da cumplimiento al orden constitucional. Dejemos al Poder Judicial trabajar tranquilo, al Legislativo trabajar en paz y al Ejecutivo trabajar en paz", sostuvo.

El Supremo Tribunal Federal (STF, Corte Suprema) autorizó a la policía interrogar por escrito a Temer en la investigación a raíz de la conversación con Joesley Batista, dueño de JBS y delator.

Mientras una comisión Senado brasileño aprobó ayer una enmienda constitucional para convocar a elecciones directas, en caso de ausencia del presidente y vicepresidente, en los primeros tres años de mandato.

Comentarios